Home

La batalla por la nueva generación de consolas lleva implícita a su vez otra guerra: la de la nueva generación de soportes audiovisuales domésticos. Hablamos de HDDVD y BluRay, dos nuevos formatos que aspiran a suceder al DVD actual de la misma manera que éste se impuso sobre el sistema VHS.

Estos nuevos soportes tienen el mismo aspecto que los dvds actuales pero sin embargo guardan en su interior un potencial que convertirá los salones de medio mundo en particulares salas de proyección cinematográfica. La llegada de los nuevos televisores Plasma y LCD con tecnología HD (high definition, esto es, la capacidad de mostrar en pantalla hasta 1080 líneas de imagen con una nitidez y una riqueza visual sin parangón), han provocado que los actuales digital video disc queden obsoletos. La calidad de la Alta Definición es tal, que se hace necesaria la salida al mercado de nuevos sistemas de almacenamiento capaces de ofrecer el espacio y la tecnología suficiente como para albergar en su interior películas y contenidos cuya calidad esté a la altura de la bautizada por los medios como “HD Age” o era de la alta definición. De hecho, ya no solo las películas se ruedan en alta definición, la totalidad de juegos de 360 y PS3 se desarrollan en HD, motivo por el cuál los juegos muestran un aspecto cada vez más impresionante.
Ahora bien, ¿porqué han aparecido dos contendientes a la sucesión del DVD?.

Al igual que ocurrió con la batalla Betamax-VHS, el desacuerdo de las productoras ha fomentado que aparezcan estos dos estándares. El HDVD nace bajo el acuerdo del organismo regulador de la tecnología DVD, el DVD forum y se establece como sucesor directo de éste siendo apoyado por compañías como Toshiba y Microsoft. El BluRay, por su parte, surge de Sony y opta por una tecnología diferente estableciéndose como la alternativa a la evolución natural del DVD que es el HDVD.

En términos prácticos puede decirse que el que hayan surgido estos dos nuevos formatos se debe más a una cuestión de política empresarial que a otra cosa. Ambos ofrecen una calidad muy similar (1080p en imagen y sonido en 7.1) con lo cuál la diferencia audiovisual depende más del reproductor y la televisión de que dispongamos que del tipo de disco empleado.
A priori el HDDVD cuenta con la ventaja de una designación que puede resultar familiar al conjunto de consumidores por eso de llevar las siglas del DVD dentro de ésta, algo que puediera parecer una nimiedad pero que podría tener consecuencias importantes de cara a unos compradores confundidos con esta guerra de formatos de la que pocos se muestran partidarios. Por otro lado, el HDVD es más barato de producir (aunque ésto no se refleje en el precio final del producto, similar al de las películas en BluRay). Lo que sí reduce su precio hasta la mitad respecto a su competidor son los reproductores, así uno de BR puede costarnos cerca de mil euros mientras que uno de HDVD menos de quinientos. El aficionado se encuentra así con un formato más barato y de calidad similar al BluRay, pudiendo ser ésta una razón de peso para el triunfo del DVD de Alta Definición.
Visto así parece difícil que el BR triunfe, ¿verdad?. Pues las ventas dicen lo contrario, de momento es éste tipo de disco, más caro, el que está doblando en ventas al HDVD. ¿La razón?, PS3 cuenta con un reproductor BR de serie, con lo que el formato se está asentando cada vez más rápidamente al menos en la comunidad de jugones. No olvidemos además que BR cuenta con otra gran ventaja como es el el apoyo de un mayor número de productoras (Sony Pictures, Buena Vista, FOX), con respecto a su competidor que tiene en exclusiva a la Universal y a priori, a la industria pornográfica.
Se puede ver claramente entonces como las ventas de las nuevas consolas van a ser un factor importante a la hora de decidir si el HDVD o el BluRay se consolidan como sucesor del actual mercado del DVD. Sony decidió ”utilizar” a su nueva máquina para intentar que su formato de datos, con capacidad de hasta 30 gigas frente a los 15 de HDDVD, sea un éxito; por su parte, Microsoft ha contraatacado con el lanzamiento de un reproductor externo de HDDVD para 360 al suculento precio de 200 euros.
La historia ha demostrado que no siempre el soporte de mayor calidad gana. Así el Betamax, a pesar de su mayor calidad frente al VHS, terminó fracasando al igual que muchos otros formatos de Sony, empeñada en imponer sus sistemas de almacenamiento en todos los ámbitos (MiniDisc, MemoryStick, UMD…). De este modo puede concluirse que, si bien el BluRay presenta mayor apoyo y ventajas técnicas frente al HDVD, lo cierto es que el futuro de ambos formatos es una incógnita, nada está asegurado y por ello lo mejor es esperar a ver qué pasa o… simplemente ”lanzarse a la piscina” y apostar por uno de ellos para convertir nuestro salón desde ya mismo en una auténtica sala de cine. Eso sí, a la hora de elegir aperitivo la confusión es mucho menor: la palomitas son la opción reina sin que se vislumbren posibles ”competidores” que pretendan su derrocamiento.

Mucha más información aquí:
http://gizmologia.com/categoria/blu-ray/
http://gizmologia.com/categoria/hd-dvd/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s