Home
Las cosas claras, Psone fue una de las consolas más vendidas de la historia no sólo gracias a su excelente catálogo, sino también por la facilidad con la que el sistema podía ser ”manipulado” para la lectura de copias ilegales de sus títulos. España es hoy día uno de los países líderes en cuanto al ejercicio de esta actividad delictiva que supone pérdidas cercanas a los 500 millones de euros; y esto solo dentro del sector de los videojuegos. Es cierto que los precios de los juegos son abusivos; que se podría hacer un esfuerzo por ajustarlos un poco, pero igualmente cierto es que la piratería no nos beneficia a ninguno: compañías que se ven obligadas a cerrar, consumidores que ven como la oferta de títulos es cada vez menor…

No obstante, independientemente de los perjuicios económicos que la piratería provoca a esta industria, mi objetivo es divagar un poco sobre ese ”otro efecto” que ésta tiene sobre el usuario y del que tan poco se habla. Todos hemos experimentado alguna vez esa ilusión que nos embarga ante la compra de una nueva consola. Las primeras horas las dedicamos a analizar concienzudamente cada aspecto de la misma mientras soñamos con los momentos de diversión que va a proporcionarnos nuestra novedosa adquisición… Empezamos a ahorrar poco a poco, semana a semana, para poder seguir ese mágico ritual que es la compra de nuestros primeros juegos. Salimos de casa directos a la tienda, vislumbramos con calma nerviosa los títulos expuestos, escogemos el que más nos ha robado el sueño las últimas noches, nos dirigimos a caja, volvemos sobre nuestros pasos tentados de invertir los 60 euros en otro juego distinto al elegido (no vaya a ser que tiremos el dinero tan difícilmente conseguido comprando algo que no nos guste…), volvemos a caja con la primera opción escogida, pagamos y nos vamos directos a casa ansiosos por saborear el fruto de nuestro esfuerzo. Ese ritual de ahorro-selección-compra y disfrute es quizá uno de los procesos más placenteros para todo buen videojugador. Lo triste del asunto es que la piratería acaba con él de un plumazo.

El tener acceso a cientos de títulos piratas al año acaba con ese ”algo especial” que nos hace disfrutar y exprimir los juegos en su máxima extensión. La piratería mata la ilusión. Esto es algo que Antonio, malagueño de 21 años, nos explica con claridad:

”Llegué a tener más de doscientos juegos piratas, pero al final apenas si dedicaba un par de minutos a probar cada uno antes de volverlo a amontonar en el cajón. La piratería me hizo perder la ilusión por los juegos, no los valoraba como antes, cuando tenía que ahorrar para comprar apenas 5 o 6 videojuegos al año. Yo diría que ser selectivo en lo que se compra te hace disfrutar mucho más de este mundillo. Cuando tienes acceso a todo, al final acabas por perder el interés”.
Desde Diario de un Videojugador me gustaría hacer un sencillo llamamiento: No piratees. Ya no por la salud económica de la industria, sino por tí mismo. De este modo, todos recuperaremos esa ilusión que de niños nos hizo pasar horas ojeando revistas, mirando escaparates, soñando con la adquisición de títulos que la piratería nos pone de manera fácil en la palma de la mano. Y es que, como todo en la vida, se disfruta más aquello que requiere un mayor esfuerzo.
Anuncios

2 pensamientos en “Una reflexión: "La piratería: asesina de la ilusión"

  1. Creo que todo lo que se dice en esta entrada es bastante acertado. Espero que las empresas nos echen una mano y bajen los precios para que se pueda poner en practica. No es normal que en uno de los paises con los salarios mas bajos de Europa, los juegos valgan lo mismo que en otras partes.Estaria bien que los responsables de la politica de precios en nuestro pais pudieran leer su entrada, porque hay muchos que piensan de la misma manera y quieren comprar unicamente originales, pero rara vez pueden por razones economicas.

  2. Totalmente de acuerdo.Pero sin ir más lejos yo mismo tengo varios juegos (de PC, nunca he pirateado una consola) descargados y con menos de 15 minutos de uso casi todos, salvo alguno que realmente me interesaban, como Need for Speed Hot Pursuit 2, el viejo Dungeon Keeper 2 (el caso es que tenía el juego original en su día pero mi por aquel entonces “desgarrador” de CD se encargó de partirlo por la mitad).Y experimento lo mismo con los ROMS (sobre todo los de GBA, es muy fácil tener packs enteros en pco tiempo). Tengo más de 200 ROMS y apenas he jugado a algunos.Por lo que yo personalmente estoy de acuerdo con el texto que has citado: tener acceso a todo te hace perder la ilusión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s