Home
Si hace unas semanas hablábamos de la ignorancia generalizada de muchos dependientes en cuestión de videojuegos; hoy nos toca hablar de la falta de escrúpulos por parte de muchos establecimientos a la hora de comercializar estos productos. Y si escribo esto es porque el otro día, en una conocida cadena de centros comerciales, un juego de entre los expuestos para su venta llamó poderosamente mi atención: se trataba de WiiSports.
Sí, un título a priori gratuito, imposible de comercializar de manera independiente a la consola que tanto renombre le ha proporcionado; se podía adquirir al módico precio de 59,95 euros. Y si a esta negligencia le sumamos la desinformación que comentábamos varias entradas atrás, probablemente obtengamos un comprador con 60 euros menos en el bolsillo y la necesidad de volver al hipermercado en cuestión para descambiar el título porque su ”nieto” ya tiene el susodicho juego. Venga vale, esta situación puede ser puntual y deberse a un simple error de catalogación, pero si estoy escribiendo esto es porque los engaños que acechan al consumidor de videojuegos son abundantes en muchas de las tiendas no especializadas de nuestro país.

Lo mismo ocurría hace varios años con la demo gratuita del Firs Hunt, la versión de prueba del posterior Metroid Hunters para DS; que fue comercializado en muchos establecimientos a precio de novedad. Me imagino la indignación de todos aquellos desconocedores del título de marras que llegaran a casa y descubriesen que habían destinado su inversión a un juego de no más de 20 minutos de duración.

Pero todo va más allá de la mera comercialización de títulos que no están destinados a ella. Hablemos de precios. Hoy mismo, recién llegado de un centro comercial, he podido contabilizar más de 20 títulos cuyo precio de venta llegaba a triplicarse respecto a sus precios oficiales. Así podíamos encontrar un Lost Planet a 70 euros pese a que actualmente ronda los 20. Otro caso: Boogie para Wii a 80 euros, esto es, veinte euros más de su precio oficial. Este abultado crecimiento de cifras se da incluso en títulos ya descatalogados. Así ocurre con el primer Forza Motosport, que pude ver hace unos días a 30 euros (su valor actual estaría entre los 6 y los 9). En definitiva, un verdadero engañabobos en el que seguro picarán los menos informados. Al menos en estas grandes superficies siempre es posible reclamar, previa presentación de folletos, la devolución de la cantidad extra que se nos ha cobrado por un juego cuyo precio es bastante inferior.

Ahora bien, ¿qué ocurre con aquellas pequeñas tiendas de barrio, de pueblo incluso, que no atienden a razones?. Aquí si que nos podemos echar las manos a la cabeza y de nada sirve el pataleo. Los precios suelen inflarse hasta 20 euros más sin explicación coherente. -Ésta es mi tienda, los precios los pongo yo- pude escuchar una vez de la boca de uno de estos propietarios al quejarme por los 80 euros que pretendía cobrarme por una copia del primer Pikmin en la semana de su lanzamiento. El otro día volví a esa pequeña tienda local y no pude evitar reírme: todavía quedaban copias de la misma remesa, ¿el precio?: exactamente el mismo.

Eso sí, muchas de estas situaciones se deben a errores, algo que también juega a nuestro favor, porque también han sido varias las veces en que me he traído a casa títulos nuevos a precios irrisorios (aún recuerdo ese Mario Strikers Wii a 24,95…).

Que la nuestra es una afición muy cara es algo en lo que todos estamos de acuerdo; pero también lo es el hecho de que podría ser más barata dados, por ejemplo, los escasos costes de sus soportes. En este sentido a Nintendo le honra haber estandarizado los 50 euros como precio de sus novedades, 10 euros menos respecto a la generación anterior. Pero yo me pregunto: ¿no estarán ganando esos diez euros extra con lo que nos cobran de más por un sistema cuyo precio parece ser muy superior al coste de facturación?. ¿Es justo que paguemos 30 euros por el nuevo trozo de plástico apodado Wii Zapper y su demo de turno cuando en EEUU puede conseguirse por unos 15?…

No, si al final resultará que los engaños de los comerciantes no son sino un reflejo de la política enriquecedora de las propias compañías. En definitiva, jugar es muy caro, ¿o debería decir ”sale” muy caro?.

Anuncios

2 pensamientos en “Un alto precio a pagar

  1. Como siempre, tienes mucha razon. Los precios de los juegos de PS2 En Estados Unidos valen 50 dolares como maximo (salvo que incluyan algun accesorio). God of War II salio con ese precio desde el primer dia. Pero en España son 60 euros. Como dije alguna vez, me cuesta entender como se puede cobrar mas caro por el mismo producto en un pais con menos poder adquisitivo. Por poner un ejemplo, puedo afirmar que mi mujer cobra casi el doble en USA por el mismo puesto de trabajo en España. El nivel de vida es distinto en muchos aspectos, pero los juegos son los mismos.Una cosa que me pone bastante de los nervios, tanto es España como en Estados Unidos, es ver juegos 18+ o 17+ en los Toys R Us. Si vas a la seccion de peliculas, solo tienen familiares, Disney, etc. Pero si vas a la seccion de videojuegos tienen hasta el GTA San Andreas. Y dentro de unos pocos dias, seguro que estara Manhunt 2.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s