Home
Abro el últmo número de EDGE. En las páginas publicitarias de GameShop me encuentro una ”oferta” que me hace tirarme de los pelos: Lector HDDVD Xbox360… 9’95€ Y es que ese precio es, ni más ni menos, 200 veces inferior al que en su día me costó adquirir el flamante lector para mi consola.
Quedan claras dos cosas: 1; soy un consumidor compulsivo e irreflexivo y, 2; al final la ”guerra” no duró tanto como se había predicho. El que en mi opinión era el mejor formato (por eso mismo lo escogí), ha terminado siendo vapuleado por un BluRay que muchos pensaban muerto de antemano de acuerdo al destino seguido por todos los anteriores soportes que Sony había puesto en el mercado: Betamax, MiniDisc, UMD…

Lo tenía todo para triunfar, empezando por su nomenclatura, mucho más familiar para el consumidor de a pie. Un coste de fabricación inferior y suficientes apoyos entre los que se encontraba el gigante de la informática mundial. Pero, ¿de qué sirven las virtudes si luego no son aprovechadas?

Aún siendo mi formato reconozco que Toshiba tiene lo que se merece: no pueden pretender lanzar al mercado el supuesto sucesor del DVD como si tal cosa. Me explico: ¿cuántos de vuestros amigos o familiares no pusieron cara de extrañeza al hablarles del ”achededeuvedé”? Y es que la promoción del nuevo soporte de vídeo, al menos en nuestro país, ha sido, sin riesgo de exageración, prácticamente nula. Mientras, Sony y sus Bravia y Playstation 3 empezaron a hacer mención a BluRay casi de manera inmediata. Pero ya no es solo que no se hiciese publicidad, que se privase al consumidor de información, sino que, incluso a aquellos que teníamos cierta información se nos vetaba prácticamente el acceso a este tipo de productos: encontrar películas y lectores de HDDVD en los comercios era una tarea ardua y limitada a selectos centros comerciales que, para colmo, disponían estas películas en los rincones más inhóspitos de sus pasillos y estanterías. Así, pareciese como si desde el principio, Toshiba hubiese optado por una postura pasiva y conformista, sin hacer nada por enfrentarse a los constantes golpes que sufría su HDDVD.

Y ese pasotismo también se pudo notar en el resto de compañías, siendo el caso más grave el de Microsoft. Si el gigante de Redmon hubiese querido, el HDDVD sería hoy líder. Las posibilidades de mercadotecnia de una de las empresas más ricas del mundo puestas a pleno rendimiento hubiesen conseguido estandarizar el formato y salvarlo de la quema. Obviamente no fue así. Y como ella el resto de compañías que, a excepción de Universal (quizás la única que haya hecho algo por el DVD de Alta Definición gracias a su férrea exclusividad), empezaban poco a poco a abandonar el barco, temerosas, como siempre, de las pérdidas económicas.

La última supuesta gran ventaja del HDDVD era su coste de fabricación, bastante inferior al BluRay, lo que debería traducirse en un precio de venta sensiblemente más bajo. La realidad, como sabemos, fue otra, los precios de uno y otro formato siempre fueron muy parejos con lo que la condena del primero de ellos quedó prácticamente firmada. Así, sin publicidad frente a un BluRay ampliamente mediatizado, con niveles de producción ínfimos, precios iguales a la competencia, la ineptitud de Toshiba y unos apoyos bastante endebles, al final el triunfo del BluRay se dilucida como justo.

Todos los consumidores hemos salido ganando con el rápido desenlace, por mucho que nos duela a los que en su día confiamos en un formato que moriría pocos meses después y que nos ha hecho desembolsar importantes cantidades. No somos pocos pues, los que esperamos como lobos echarle el guante a los títulos HDDVD que pronto, por pura obligación, tendrán que venderse a precio de saldo. Al menos, como siempre digo, me queda el consuelo de ”haber formado parte activa (y doliente) de la historia de los formatos de vídeo domésticos”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s