Home

Hoy quiero dedicar unas líneas a una saga curiosa: Yakuza. Como buen seguidor aférrimo que soy de las aventuras de Ryo Hazuki, era inevitable que tarde o temprano terminase adquiriendo una PS2 para poder jugar con la que es sucesora espiritual de Shenmue.

Yakuza es fruto de una SEGA que un día decide quitar el polvo a los recursos que gestaron la obra cumbre de Yu Suzuki y emplearlos en un proyecto de menor embergadura, y por tanto menos costoso, para conseguir un poco más de dinero que endosara unas arcas hasta hace poco no muy cuantiosas.

Yakuza es un beat’em up cargado de cinemáticas que ilustran un argumento profundo y bien resuelto, todo ello envuelto en un motor gráfico majestuoso, aunque venido a menos, que articula las arterias de un escenario urbano tan vivo como el que tiempo atrás se viese en Shenmue. Un ”quiero y no puedo” de éste último que no hace sino embargar de emoción a todos los que en su día intentamos (sin éxito) culminar la venganza de Ryo.

Así pues, todos nosotros jugamos la saga Yakuza inmersos en un mar de sentimientos enfrentados, disfrutándola pero pensando al mismo tiempo si no hubiese sido mejor haber dedicado todos esos recursos a una hipotética tercera parte que diese fin a Shenmue y nos permitiese al fin dormir tranquilos por las noches.

Y la verdad es que Yakuza no destaca especialmente más que por su argumento (que en su segunda entrega es realmente sublime), puesto que la mayor parte del tiempo su jugabilidad se limita a ir del punto A al B aporreando botones en las centenares de peleas callejeras que nos asaltan y que intentamos esquivar cada dos por tres cual videojugador que aborrece las siglas R – P – G.

Pero aún así lo seguimos jugando, y no paramos de jugar hasta que llegan los títulos de crédito, porque el juego tiene ese ”tufillo Shenmue” inconfundible que nos dice que acompañar a Kazuma Kyriu es, casi con rotundidad, lo más cerca que vamos a estar nunca de volver a encontrarnos virtualmente con aquel joven japonés de mirada nostálgica que tanto nos emociono con sus ”I see…”.

Y si quedaba alguna duda de los caprichos del destino, la muestra más clara nos la da SEGA, que por activa y pasiva niega un futuro lanzamiento de Yakuza 3 en nuestro territorio por más que sea ya el segundo juego más vendido de PS3 en Japón. Sin embargo esta vez siempre podremos recurrir a la importación, algo que no pudimos hacer la última vez que nos quedamos con las ganas de catar una tercera parte de la compañía del erizo azul.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s