Home

El pasado viernes llegaba a España Wii. O mejor dicho lo que debería haber sido desde un principio. No era de extrañar entonces que un servidor, como muchos otros usuarios de la máquina blanca pisapapeles más afamada del momento, estuviera deseoso de hincarle el guante a Wii Motion Plus, el acople que Nintendo se sacó de la manga durante el E3 de 2008 y que permite la captación 100% fidedigna de nuestros movimientos, reflejados en pantalla en la ya célebre proporción 1:1. Por fin todos aquellos vídeos de actores de segunda haciendo gestos imposibles a la par que espectaculares iban a cobrar veracidad.

Sin embargo, me temo que tendremos que esperar a que eso ocurra. Wii Motion + llegó acompañado, de forma histórica, no por un juego de la propia Nintendo (para Wii Sports Resort habrá que esperar hasta finales de julio), sino por uno de los tantos títulos deportivos de EA. En este caso Grand Slam Tennis, un simulador de raquetas que nos lleva a recorrer todas las grandes competiciones tenísticas del globo envolviéndolas en un apartado gráfico minimalista y simpaticón marca del resto de catálogo.

Así pues, uno conecta el acople al Wiimote esperando encontrar un tenista virtual que imite cada uno de nuestros movimientos a la perfección, pero la decepción se hace patente en cuanto reparamos en que este GST no busca la recreación virtual y milimétrica de cada uno de nuestros golpes, sino de la dirección, potencia y orientación en definitiva de éstos. Dicho de otra manera, el tenis de EA no es el mejor exponente de las posibilidades 1:1 de Wii Motion Plus, pues, si bien detecta de forma más o menos eficaz la tipología de cada raquetazo que llevamos a cabo, ésta es una virtud poco visual y por tanto claramente alejada de las expectativas de todo aquel que, como yo, se haya acercado al título buscando conocer, a ciencia cierta, si Nintendo esta vez había cumplido sus promesas o no.

En lo que respecta a GST yo no sabría ser capaz de responder a esa pregunta. Y es que mis nulos conocimientos en este noble deporte, unidos a la extrema dificultad (derivada de ello o no) que presenta el título (horas y horas de entrenamiento son imprescindibles para empezar a ganar partidos en el caso de los jugadores menos duchos) me llevan más a la frustración que a la complacencia. A menudo me obceco más en comprobar si WM+ obedece fielmente al golpe que acabo de ejecutar que en detenerme a pensar cómo he de golpear la bola que me está devolviendo el rival, con lo que la experiencia en mi caso se vuelve injugable y poco satisfactoria, siendo como soy poco amante de los retos.

A esto debemos sumar la negligente implementación de WM+ en el juego, que a menudo tiende a descalibrarse o que lleva a nuestro personaje a hacer raros como detectar movimientos que no hemos hecho. No sabe uno pues si reprocharle estos pequeños fallos al título o compensárselos con su eficacia a la hora de reflejar los distintos tipos de golpes, algo que sabrán apreciar los amantes del tenis pero que, para los demás, no traerá sino frustración. Porque en el momento en que un juego en vez de divertirte, te exige prácticamente el estudio del hipotético manual del buen tenista, para mí deja de tener sentido alguno. Así, donde unos verán un divertido y desafiante reto de adaptación a su peculiar control, otros vemos un juego exhasperante, al que hay que dedicar demasiado tiempo y que no nos deja a las claras esa superior funcionalidad inclusa dentro de Wii Motion Plus, algo que esperemos si demostrará un Resort cargado de juegos mucho más accesibles, divertidos y, sobre todo, visiblemente ”onetoone”s.

Se me plantea, para terminar, una cuestión: ¿la gran precisión de Wii Motion + aplicada a juegos de simulación pura no traerá consigo títulos muy poco accesibles? ¿hasta qué punto dicha precisión es deseable? No olvidemos (es justo decirlo también) que si el propio GST no opta por un control 1:1 es porque, especialmente en el tenis, un videojuego de esas características sería prácticamente injugable.

¿Acaso ese tan ansiado 1:1 no puede terminar volviéndose en nuestra contra al amparar juegos que sacrifiquen la diversión en favor de unas cada vez más elevadas dosis de realismo? Si esto es así, es mi opinión, mejor quedarnos como estamos…

Edito: Otro juego compatible con Wii Motion +, la décima entrega de Tiger Woods PGA Tour, sí que demuestra en este vídeo las excelentes posibilidades del periférico:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s