Home

Cuando uno toma una fórmula de éxito y la saca de su contexto original los resultados no siempre suelen ser positivos. Es lo que ocurre con este Tower Bloxx Deluxe, que llegó recientemente a Xbox Live Arcade dispuesto a repetir los buenos resultados alcanzados por sus anteriores entregas para iPhoneFacebook y numerosos portales de juegos en formato Flash.

Evidentemente, si nos paramos a analizar qué tienen en común los tres anteriores soportes no tardamos en encontrar una respuesta: la inmediatez y falta de profundidad que buscan sus usuarios a la hora de enfrentarse a cualquier juego que éstos alberguen, algo imperdonable para la mayoría de jugadores de Live Arcade que, si bien se sirven de sus títulos para desconectar de empresas mayores, nunca podrán conformarse con un juego como éste, que raya lo insultante por su insulsa mecánica central.

La fórmula puede resultar meramente entretenida al principio, pero pasadas las primeras partidas uno empieza a ser consciente de que el juego no va a ofrecernos mucho más por más horas que le dediquemos (si llegamos a pasar ante él semejante lapso temporal). Y es que, aunque su repetitiva mecánica ha intentado ampliarse y azucurarse mediante los añadidos propios de las distintas modalides de juego incluídas en esta versión, en la práctica, todo se resume a apretar un botón en el momento justo, lo que convierte a este Tower Bloxx en un Quick Time Event casi infinito donde será la habilidad y no nuestros reflejos lo que se ponga a prueba.

Tower Bloxx Deluxe nos pone en la piel de uno de los empleados del afecto sector de la construcción con el objetivo de edificar torres lo más altas posibles. Aquí la clave es alcanzar el mayor número de habitantes por torre y para ello debemos centrarnos en conseguir que los distintos bloques que las componen encajen a la perfección. Una tambaleante grúa va ofreciéndonos cada uno de los mismos desde la parte superior de la pantalla mientras nosotros intentamos irlos apilando en una base dando la orden de soltarlos en el momento que creamos justo. Evidentemente, a mayor altura menor tiempo disponible para calcular la posición exacta en la que debemos dejar caer las piezas y menor número de errores permitidos. También están presente los habituales combos, que nos premiarán con un mayor número de habitantes cuanto mayor sea nuestra racha de aciertos.

Siendo parcos en palabras, todo se resume en dejar caer bloques a golpe de botón en el momento preciso para conseguir torres de bloques lo más perfectamente apilados posible, esquema que, como hemos apuntado, se repite en todas las modalidades. En Partida Rápida debemos construir la torre más alta posible en no más de tres errores; Contrarreloj plantea la misma situación pero limitada por un tiempo máximo yConstruir Ciudad intenta camuflar la simplicidad general del juego con ligeras pinceladas de estrategia en lo que podríamos denominar como modo historia del título. En éste, tendremos que edificiar torres en cuatro distritos diferentes de una ciudad, cada uno de los cuales puede albergar torres azules, rojas, verdes, amarillas y megatorres (a cada cual más alta y por tanto, con mayor capacidad y dificultad de construcción), estando la ”gracia” del asunto en que antes de construirlas debemos decidir qué ubicación tendrán en los planos teniendo en cuenta, además, que cada una de ellas sólo puede emplazarse junto a las de menor categoría. El objetivo es conseguir la mayor población posible en todos los distritos a lo largo de diferentes etapas que nos permitirán desbloquear nuevos elementos para las torres como balcones o tejados.

También encontramos dos modalidades multijugador local (nada de online), que nos ofrecen la posibilidad de competir con nuestros amigos intentando construir una torre más alta que las suyas a base de potenciadores ofensivos y defensivos al más puro estilo Mario Kart o cooperar con ellos en el mismo proceso (uno se encarga de apilar los bloques y otro de corregir la estructura).

A nivel visual el título cumple respecto a lo que pretende ofrecer, si bien se echa en falta mayor variedad en escenarios y personajes (destaca la implementación de los avatares como detalle curioso). El apartado sonoro, por su parte, pasa muy desapercibido, algo que se compensaría de no ser por la poca implicación que se nos pide en el transcurso de las partidas.

Podemos concluir, como comentábamos al principio, queTower Bloxx Deluxe no es más que un juego flash venido a más. Un título perfecto para jugar en el móvil esperando el autobús pero nada recomendable como inversión para nuestro tiempo de ocio a los mandos deXbox 360, pues lo simple de su fórmula hará que nos cansemos de él a las pocas partidas e incluso que lo maldigamos por un precio demasiado elevado para lo poco que ofrece. Monotonía ésta que sólo consigue retrasarse gracias a los escasos minutos adicionales que pasaremos embarcados en su modo historia o en alguna que otra fugaz partida con los colegas.

5/10

Publicado en: Ecetia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s