Home

Lips: Party Classics es la más clara muestra del empeño y tozudez de Microsoft por hacer un hueco a su división de juegos en el sector más social de la industria del entretenimiento electrónico: los party games. Lo intentó con Scene it! un producto de enorme calidad que superaba en bastantes aspectos a su más directo rival (Buzz) pese a lo cual la apuesta no resultó ganadora y la franquicia terminó abrazando la multiplataformidad.

Caso contrario fue el de este Lips, que siendo bastante inferior en posibilidades al todopoderoso Singstar sí que ha conseguido hacerse un hueco en el mercado gracias a una feroz campaña de marketing fruto de la cual hoy nos encontramos ya con la cuarta entrega de la serie (y lo que te rondaré morena). Así, tras el juego original hemos podido disfrutar de sendas recopilaciones dedicadas a los grandes éxitos actuales a nivel nacional (Lips Canta en Español) e internacional (Lips Number One Hits). Ahora le toca el turno a las míticas canciones de los 60, 70, 80 y 90.

Lips Party Classics recopila así 40 de los temas más populares de dichas décadas: desde el Shiny Happy People de R.E.M hasta el She Will Be Loved de Maroon 5. En el repertorio hay cabida pues para múltiples estilos tales como rock, baladas, pop, música disco… por lo que hay asegurado algo acorde a los gustos de cada uno siempre y cuando éstos se orienten hacia lo clásico, como la propia coletilla del juego dicta.

Si se ha jugado ya a algún otro Lips poco nos va a sorprender esta nueva entrega. En cualquier caso, si no fuese así, os recordamos su mecánica y principales opciones: se trata del típico juego que karaoke para consola en el que lo que importa es la tonalidad de nuestra voz y no la letra, pero con algunos añadidos que van desde lo útil a lo artificioso pasando por lo meramente entretenido. La detección de vibratos en el primer caso, las luces de colores integradas en los micrófonos inalámbricos en el segundo y las opciones de percusión y reconocimiento gestual en el tercero, serían buenos ejemplos de éstos.

Así que todo consiste en coger el micro y cantar amoldando nuestro tono lo más posible al artista orginal mientras realizamos alguno de los gestos que aparecen en pantalla (el sensor de movimiento que incluyen los micrófonos se encargará de detectarlos -bastante pobremente, por cierto-) o acompañamos las partes instrumentales con la percusión de panderetas, maracas y demás en que podemos convertir nuestro micrófono con sólo agitarlo, algo crucial también de cara a los combos de puntuación.

Una interesante aportación la suponen las medallas (afinación, ritmo, actuación, fiesta, técnica y estabilidad) que evalúan in situ nuestra actuación y potencian la rejugabilidad del título en nuestro intento por hacernos con todas ellas de cara a subir puestos en el ranking mundial al que accdemos al finalizar cada canción. De hecho, cuando consigamos puntuaciones altas el juego sobreimpresionará durante nuestra cantinela el escalado de posiciones dentro de la clasificación global, lo que nos impulsará a “darlo todo” en pos de arañar esos pocos puntos extra que separan el puesto 900 del 100.

Por modalidades de juego repiten “Entre Bastidores” donde cantaremos solos o con un amigo en cooperativo o duelo. En éste último destacan tres minijuegos aparentes sin más (Combate vocal, Beso y Bomba de tiempo) de los que probamos una vez para terminar optando siempre por la competición más clásica. Se echan en falta más opciones al respecto, especialmente algún tipo de modalidad para grupos como “pase de micros”.

Vuelven a repetir también los modos para consultar nuestro historial personal y retar a nuestros amigos, organizar sesiones musicales continuadas o el “Modo Libre”, que nos permite cantar nuestra propia música almacenada en un dispositivo USB, disco duro de la consola, MP3 u ordenador. La pega en este último vuelve a estar en que no tendremos ni letra ni barra de entonación con lo que será imprescindible saberse la canción de marras al dedillo o recurrir a la rudimentaria solución de imprimir su letra como referencia, pese a lo cual la experiencia no supone ningún reto ya que cualquier cosa que hagamos (bien o mal) puntuará.

Desde el propio menú de selección de canción accedemos también a la tienda Lips, en la que comprar nuevas canciones por una módica cantidad de Microsoft Points. No obstante hay que recalcar que la mayoría de temas son poco actuales y en inglés, algo que deberán tener en cuenta aquellos usuarios que busquen las últimas novedades y gusten de cantar en castellano.

El aspecto visual de este Lips ha mejorado respecto a las primeras entregas, con menús mucho más agradables a la vista y plena integración del sistema de avatares, que ponen el toque de humor a un título en el que, como es obvio, el apartado gráfico poco importa en pos de uno sonoro cuya valoración dependerá, como decíamos, del estilo de música que guste a cada uno.

Poco más puede comentarse de un título que expande tenuemente la experiencia del Lips original y que sólo está recomendado para auténticos mitómanos de la canción. Como juego de karaoke sigue quedándose corto en opciones para los más puristas y apasionados de éste, que encontrarán sus añadidos insulsos (muy seguramente innecesarios) y echarán en falta mayor número de modalidades de juego y capacidad de interacción, justo lo que competidores tan férreos como Singstar sí tienen: grabación, edición y subida audiovisual de actuaciones, una tienda de música más actual, nacional y extensa y modos multijugador alternativos mucho más eficaces. Os dejamos con el listado completo de canciones:

  • “Doctor Jones” de Aqua
  • “Let’s Get It Started” de Black Eyed Peas
  • “Rhythm of the Night” de DeBarge
  • “Groove Is In The Heart” de Deee-Lite
  • “I Will Survive” de Gloria Gaynor
  • “I’m Too Sexy” de Right Said Fred
  • “Y.M.C.A.” de Village People
  • “You’re Beautiful” de James Blunt
  • “I Want to Know What Love Is” de Foreigner
  • “She Will Be Loved” de Maroon 5
  • “To Be With You” de Mr. Big
  • “Addicted To Love” de Robert Palmer
  • “Every Rose Has Its Thorn” de Poison
  • “Kiss Me” de Sixpence None The Richer
  • “When a Man Loves a Woman” de Percy Sledge
  • “Is This Love” de Whitesnake
  • “Love Shack” de The B-52’s
  • “Tubthumping” de Chumbawamba
  • “I Touch Myself” de Divinyls
  • “Live is Life” de Opus
  • “Shiny Happy People” de R.E.M
  • “Wannabe” de The Spice Girls
  • “Red Red Wine” de UB40
  • “Rock and Roll All Nite” de KISS
  • “What’s Up” de 4 Non Blondes
  • “Word Up” de Cameo
  • “Friday I’m in Love” de The Cure
  • “Laid” de James
  • “Black Velvet” de Alannah Myles
  • “True Faith” de New Order
  • “I Think We’re Alone Now” de Tiffany
  • “Rehab” de Amy Winehouse
  • “It’s Not Unusual” de Tom Jones
  • “American Pie” de Don McLean
  • “My Sharona” de The Knack
  • “Sweet Home Alabama” de Lyrnyrd Skynyrd
  • “Brass in Pocket” de The Pretenders
  • “Unchained Melody” de The Righteous Brothers
  • “These Boots Are Made For Walking” de Nancy Sinatra
  • “Son of a Preacher Man” de Dusty Springfield

    6,7/10

    Publicado en Ecetia.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s