Home

Todo lo bueno se acaba que dice el refrán. La Electronic Entertainment Expo de Los Ángeles no podía ser la excepción e, igual que el primer día que se pisa su showfloor se siente un cosquilleo en el estómago de los que te hacen pellizcarte por si todo aquello fuese un sueño, cuando ocurre a la inversa (se abandona sabiendo que al menos en un año no volverá a visitarse nuevamente) la sensación, aunque igual de intensa, obedece más bien a las leyes de la melancolía.

Tristeza y pena al ver como todos esos monitores van siendo desconectados, como ya será imposible echar esa última partida rapida al juego menos transitado de turno antes de marchar al hotel para volver al día siguiente.

Esto es en definitiva lo que hemos experimentado hoy a las cinco de la tarde, momento en que vislumbrábamos bajando por las escaleras mecánicas de turno un “See you next year. E3 2011 June 7-9”.

Ha sido una cobertura cargada de ilusiones, de momentos buenos y no tan buenos. Experiencias que nos han aportado muchísimo en lo personal y en lo profesional. Puede que nos hayamos perdido por callejones oscuros como boca de lobo alguna que otra noche, que una sociópata intentase atacarnos en pleno Metro, que quedase totalmente incomunicado al decidir mi teléfono móvil abandonar toda cobertura e incluso que el Wifi y ciertas citas nos fallasen más de lo deaseado… pero de todo se aprende y, en cualquier caso, también hemos grabado a fuego imágenes inolvidables como la espectacular entrada de Miyamoto en la conferencia de Nintendo, el momento poncho de la Natal Experience, la primera vez que nos quedamos deslumbrados al coger una 3DS entre las manos e incluso una sesión de karaoke en la que conocimos a compañeros formidables.

¿Que la experiencia es agotadora? No se niega. ¿Que se han cometido errores? Tampoco. ¿Repetir? Mañana mismo lo haría y eso que acabamos de llegar al hotel tras una despedida a lo grande en el Nokia Theatre de la mano deVideogames Live (alucinante concierto sinfónico sobre videojuegos de ayer y hoy que nos ha puesto, literalmente, los pelos de punta). Todo ello por no hablar de la victoria de Los Lakers, que ha causado un revuelo pocas veces visto por quien escribe. Esta es una ciudad que vive por y para sus encestadores y los helicópteros y las calles sitiadas con coches de policía que incluso betan el paso a los transeúntes lo demuestran.

Es algo que también echaremos de menos: la diversidad de Los Ángeles, sólo tan grande como sus distancias, que diariamente hemos padecido desde el alojamiento al hotel. Por supuesto hemos despedido la feria dedicando el día a probar todo cuanto hemos podido (que no todo lo que quisiésemos).

Publicado en Ecetia.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s