Home

La tecnología estereoscópica aporta innumerables ventajas a la experiencia jugable pero también trae consigo no pocos inconveniente entre los que destaca sobremanera la incapacidad de muchas personas para consumirla.

Tal vez muchos de vosotros estéis familiarizados con la cinetosis: esa sensación de mareo acompañada de sudores fríos que asalta al jugador cuando lleva largo tiempo jugando o lo hace a un título con constantes movimientos de cámara como los shoot’em up subjetivos. Aquí quien escribe se ha visto aquejado de dichos síntomas en más de una ocasión por lo que mis sesiones a grandes como Killzone oHalo nunca han durado tanto como quisiese.

Estas sensaciones son las mismas que aguardan a quienes hagan un uso excesivamente continuado de la tecnología 3D que tan en boca de todos está últimamente. La propia Sony ha modificado sus términos de servicio para evitar cualquier responsabilidad ante el malestar que los nuevos usuarios puedan sentir mientras utilicen sus televisores y demás productos de entretenimiento electrónico tridimensional.

Para empezar no se recomienda exponer a las 3D a niños menores de 6 años pues sus capacidades visuales aún se encuentra en desarrollo, a lo que sumamos la siguiente retahíla:

Algunas personas pueden experimentar malestar en forma de fatiga ocular o náuseas mientras ven vídeos en 3D o juegan con títulos estereoscópicos en televisores preparados para tal tecnología. Si experimenta dichas sensaciones debe dejar de usar su televisor inmediatamente hasta sentirse mejor.

SCEA recomienda que todos los usuarios se tomen pequeños descansos mientras ven o juegan en tres dimensiones. La duración y frecuencia de los mismos varía de una persona a otra y dependen del tiempo que ésta tarde en encontrarse mejor. Si los síntomas persisten consulte a su médico.

Parrafadas similares las hemos leído infinidad de veces en los manuales de instrucciones de juegos y consolas pero, dada la naturaleza de esta nueva tecnología, parece que esta vez sí que tendremos que seguirlas a rajatabla, especialmente si problemas como la citada cinetosis os han enturbiado la partida en alguna ocasión.

Todo esto debe llevar a preguntarnos: ¿somos aptos para esta tecnología? Bien pudiéramos hacer una inversión de miles de Euros/Dólares que luego no amorizásemos por no poder visualizar una película más de treinta minutos seguidos o tener que abandonar la sesión de juego a cada poco por encontrarnos mal.

Pero puede ser peor: como decíamos, puede que incluso ni podamos percibir el efecto 3D. Es lo que le ocurrirá de hecho al 12% de los británicos según un estudio:

La tecnología 3D confía en la capacidad de nuestros ojos para trabajar coordinados, como un equipo, en la percepción de profundidad. Sin embargo, uno de cada diez británicos es incapaz de procesar correctamente las imágenes tridimensionales, con lo que no podrán disfrutar de esta tecnología o al menos no en todo su esplendor.

Como véis, esta boom tecnológico que son las 3D tiene varios cabos sueltos que convendríais amarrar antes de dar el salto. Termino con una reflexión no sé si un tanto demagógica pero que he escuchado mucho últimamente en entornos comerciales donde se exponen los nuevos televisores 3D:

Cualquier cosa que obligue a tus ojos a funcionar en un sentido distinto al que están diseñados no puede ser buena para la salud.

Y sin embargo os digo que, tras haber probado Killzone 3 en 3D, pienso hacerme con un televisor compatible en cuanto lo permita mi economía…

Publicado en Ecetia.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s