Home

Playstation Move lleva ya unos cuantos días a la venta, los justos para hacerme reparar que su propuesta, aunque más precisa que la solución previa de Nintendo, poco aporta a una experiencia jugable que repite aquí los mismos patrones de los que ya nos cansamos en su día.

Jugados a fondo todos y cada uno de los títulos ofertados de inicio, entendemos que resultan ideales para un alquiler, como protagonistas de una divertida reunión de amigos, pero nada convincentes cuandos nos quedamos con ellos a solas.

Sí, Sports Champions es un juego muy correcto, pero a las dos partidas la pereza nos invade y la apetencia a raquetear o lanzar flechas ante la atenta mirada del gato deja de hacer acto de presencia. Es complicado que frecuentemos Move pasado el factor sorpresa inicial. O eso pensaba yo hasta que probé Tumble.

De hecho, de los primeros juegos compatibles, han sido los descargables los que más me han convencido. Pareciese que, precisamente por ser títulos menores, exentos de la presión que sí padecen los estandartes del periférico, han terminado heredando la originalidad y diversión a priori destinada a éstos últimos.

Me vengo a referir especialmente a Echochrome II, del que sólo tenemos una demostración que ha conseguido ponernos los dientes largos y ha demostrado que, más que la precisión, lo que puede hacer grande a Move es el ingenio con que se aplique al gameplay.

Curiosamente y para llevarme la contraria, lo que me ha cautivado de Tumble ha sido precisamente lo contrario: hasta que no probé este juego no fui consciente de la quirúrgica precisión con la que tanto se nos vendió PSMove.

El mecanismo del juego es simple. De hecho no tiene nada de original. Hemos visto retazos del mismo en títulos como Boom Blox o Angry Birds pero muy especialmente en el popular Jenga, el juego de mesa capaz de desquiciarnos y divertirnos a partes iguales. Aquí la fórmula es generalmente inversa: se nos proporcionan una serie de formas geométricas que deberemos ir apilando hasta alcanzar la máxima altura posible. Por supuesto a mayor altitud más dificultad por el tambaleo del conjunto, al que poco favor hacen algunas piezas de morfología bastante incordiante, por decirlo finamente.

¿Dónde está la gracia del asunto? PSMove responde tan exquisitamente bien, que aún desde el sofá (es más cómodo jugar sentado como el propio juego recomienda) nos parece estar dentro de la pantalla, colocando las fichas con nuestras propias manos. Aunque no se antoja necesario, podemos recalibrar Move a golpe de botón en un segundo así como rotar o elevar la cámara a nuestra antojo alrededor del atril en torno al cual se desarrolla el juego.

Dicho de otra manera, Tumble Move parecen haber nacido el uno para el otro y la extrema sensibilidad del segundo no lastra la experiencia, al contrario, se ha conseguido que su progresivo dominio sea la verdadera chicha de este puzle. Dominio que ya tendrán de por sí aquellos a los que menos tiemble el pulso.

El modo para un jugador se articula en 13 zonas, cada una dividida en varias fases que van variando la idea original (construye la torre más alta que puedas) de mil y una formas. Así, lo mismo colocaremos minas explosivas a una pila ya edificada para intentar que sus piezas salgan volando lo más lejos posible, que intentamos colocar en una pequeña superficie el mayor número de formas. También se juega con la inclinación de la base que nos sirve de soporte, se nos pide guiar un láser a través de espejos que hemos de disponer convenientemente…

Eso es lo bueno de Tumble, que al conocerlo crees que se volverá repetitivo a las pocas fases cuando ocurre todo lo contrario: cada nueva propuesta es aún más ingeniosa (y retorcida) que la anterior. Por eso dejaré que seáis vosotros mismos los que las descubráis.. Algunas pruebas pueden llegar a sobrecalentaros el cerebro, aviso.

En el plano técnico destacan las excelentes físicas de los distintos materiales que se nos presentan (no pesan lo mismo cristal que poliestireno y por tanto nuestra estrategia de apile debe cambiar) y el impoluto acabado del conjunto (sin imperfección gráfica alguna). Todo es muy sobrio, entornos que pareciesen vacíos platós de televisión y que terminan dotando de cierto encanto al juego.

Este es uno de esos títulos en los que una voz nos acompaña a cada golpe de botón: se agradecen sus explicaciones al comienzo pero puede resultar bastante insoportable tras la enésima lectura de todos y cada uno de los enunciados que aparecen en pantalla. Esta sobria (nuevamente) locución femenina no desentona en la estética global, pero si no os lleváis bien con ella desde un primer momento seguramente ya no habrá nada que hacer por salvar vuestra relación.

La banda sonora bebe de ritmos electrónicos muy apropiados y nunca llega a hacerse repetitiva (a no ser que no gustéis en absoluto de su tipología) algo muy de agradecer teniendo en cuenta que en muchos desafíos los temas nos acompañarán bastantes minutos.

Tumble cuenta también con un completísimo modo multijugador en el que contamos con dos opciones: los torneos (gana el jugador que más veces resulte victorioso de una serie de pruebas) y las partidas rápidas: diferentes zonas en las que escoger un desafío concreto y lanzarse a disputarlo de forma directa.

Aquí las mecánicas son también muy dispares aunque parten de una misma raíz: cada jugador va amontonando las piezas que le correspondan en una torre que ambos van construyendo conjuntamente por turnos. Aquel que primero se haga con la supremacía del monolito (por el color de sus piezas) gana. Podremos jugar tanto a un Move que cambie de manos como a dos a la vez, existiendo retos específicos para esta situación de lo más interesante.

9/10Publicado en Ecetia.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s