Home

Ayer Nintendo nos invitaba a probar su nueva consola portátil como parte de la gira Prueba y Verás, que recorrerá toda la geografía española en las próximas semanas. En más de una ocasión se ha dicho aquello de 3DS es una máquina tan particular que no puede emitirse veredicto alguno hasta que se le ponen las manos encima. Nosotros lo comprobamos durante el pasado E3, con una primera impresión de lo más satisfactoria. Bastante meses después, ya sin la excitación ni la sorpresa, ésta se antojaba la oportunidad perfecta para valorar con detenimiento la propuesta.

Una sesión introductoria se encargó de mostrarnos la interfaz del sistema, clara herencia de DSi. Numerosas opciones nos aguardan además de los típicos menús de configuración y reproductores multimedia, entre ellas varios minijuegos de los que uno gusta pavonearse nada más adquirida la consola. Las funcionalidades fotográficas serán lo primero que llame vuestra atención, especialmente las tomas tridimensionales, que ofrecen un resultado de lo más logrado aunque poco práctico. Por supuesto continúan las opciones decorativas, pudiendo incluir toda clase de motivos a nuestras capturas. Interesante opción también la fusión de rostros, que dejó boquiabiertos a los presentes por su milimétrica precisión.

Desde luego no puede negarse que Nintendo haya sabido encajar las excelencias tecnológicas del sistema en su carta de presentación. El MiiMaker, también os dejará un excelente sabor de boca, demostrando su valía a la hora de crear en segundos nuestro propio yo virtual a partir de una fotografía. Y es que 3DS parece querer convertirnos en protagonistas de la acción, bien a través de estos monigotes, bien incrustando nuestro rostro en juegos como Face Riders, donde nos enfrentaremos a nosotros mismos.

El juego captura nuestra cara y la implementa sobre los enemigos, que se acercarán intentando besuquearnos (literalmente) mientras nos obstinamos en darles caza. Jugaremos a lo Invizimals, con nuestro propio entorno, por lo que tenemos que ir moviendo la consola en la dirección en que se encuentren nuestros objetivos, que podrán incluso destruir la realidad con efectos de lo más aparente. Minijuego divertido, aunque bastante limitado que extrapola parte de su base a otra de las bazas de la máquina.

Habréis leído mucho sobre las tarjetas de realidad aumentada. Podemos asegurar que fueron lo mejor de toda la presentación. Basta enfocar la tarjeta en cuestión para iniciar un minijuego de disparos en el que dianas a diferente profundidad (es en este contexto donde mejor se nota la tridimensionalidad de la máquina) esperan ser destruídas. El súmmum llegó de la mano de un pétreo Bowser hiperactivo al que teníamos que acertar en diferentes partes, incluída su boca durante los breves instantes en que ésta se abriese. El resultado: una sala llena de jugadores moviéndose de acá para allá, buscando el mejor ángulo para acabar con el archienemigo. Muy impresionante.

Lejos de describir el resto de opciones (anecdóticas más que otra cosa) vamos a intentar hablar de qué es 3DS a través de sus juegos. El primero al que pudimos echarle el guante fue Steel Diver, el típico arcade de submarinos. Moviendo la cámara a izquierda o derecha (con nuestro movimiento) orientamos el periscopio de la pantalla superior, controlando zoom, profundidad de inmersión y disparo de torpedos con la táctil, que también tendremos que taponar en diferentes puntos para tapar fugas. El resultado es un juego llamativo de primeras, pero bastante tosco en ejecución y de apariencia repetitiva. Habrá que esperar antes de emitir un juicio más completo, pero lo que vimos no hacía honor a un juego físico.

Resident Evil: Mercenaries fue el siguiente. Su apartado visual estaba a medio camino entre Nintendo 64 y Gamecube, disimulando sus defectos con un minimalismo en los contornos que recordase por momentos alcell-shading, pero sin resultarlo. La profundidad de las 3D no parece aportar mucho y el control se mantiene afín a la modalidad de sobremesa, gracias en parte a las excelencias de un Circle Pad que responde a las mil maravillas. ¿Lo que más nos preocupa? que no termine de cuajar como juego completo, pues su mecánica puede terminar cansando a las pocas partidas.

Metal Gear Solid 3DS también estuvo presente en formato vídeo. Sin lugar a dudas la muestra más impresionante de que las tres dimensiones en una portátil están de sobra justificadas. Lástima que no hubiese nada jugable, porque habría sido sin duda el mayor exponente gráfico de la muestra. Siempre lo he mantenido:MGS3DS fue lo que me hizo saber al instante que iba a adquirir esta consola. La pregunta es ¿estarán a la altura el resto de títulos?

Pro Evolution Soccer 2011 ofrecía una de cal y otra de arena. El control parecía anquilosado en entregas previas, el apartado gráfico bastante mejorado, pero aún insuficiente para lo que se le debe pedir a la portátil, con rostros reconocibles pero texturas pobrísimas en el resto del conjunto. Evidentemente todo mejora en la vista aérea, con un juego muy fluído en el que el efecto 3D se siente parte imperativa del gameplay. Por primera vez en una portátil vamos a poder sentir la profundidad de los pases, esa es quizás su mayor virtud.

Brevísima demo de Nintendogs+Cats en la que apenas pudimos acariciar a perro y gato, ponerles accesorios o jugar lanzándoles infinidad de objetos. El 3D no está muy justificado, aunque gráficamente la recreación de los animales, especialmente por su pelaje, luce bastante más adorable que en el superventas de DS.

Vídeos de Super Paper Mario y Mario Kart 3DS: el primero magistral adaptación de la entrega de Nintendo 64. La sensación de profundidad era impresionante y visualmente lucía mucho más bello que nunca. Una grata sorpresa. De Mario Kart 3DS tampoco puede decirse nada malo, se intuye un uso de las 3D con incidencia real en la jugabilidad y sólo algunas texturas y escenarios desmerecían.

El mejor jugable original de la ristra: Super Street Fighter IV 3D Edition. Estaba disponible para jugar en dos modalidades: la clásica vista lateral y el modo dinámico, que sitúa la cámara mucho más cercana al jugador. Por supuesto la segunda resulta mucho más espectacular y es en ella donde las 3D brillan especialmente. Además del control tradicional (exquisito) los recién llegados podrán realizar combos programables en la pantalla inferior, dividida en cuatro zonas numéricas. Basta tocar una de ellas para que el luchador ejecute el movimiento. En cuestión técnica fue el más espectacular y aunque no pudimos probar sus prometedoras opciones de conectividad, éste se antoja el título perfecto para estrenar la máquina (incluso por parte de quienes aborrezcan los juegos de lucha).

Kid Ikarus: Uprising era el más demandado. Muy muy cuidado en lo técnico, se trata de un shooter en tercera persona con fases tierra y aire, así que lo sentimos por quienes esperasen mayor libertad. El uso de las tres dimensiones también es muy pronunciado aquí, especialmente mientras volamos, atacándonos los enemigos desde numerosos campos. Puede pecar de monótono si toda su base se limita a lo expuesto.

El último disponible fue The Legend of Zelda: Ocarina of Time. Si queríais el remake perfecto aquí lo tenéis. Gráficos muy muy pulidos, con texturas de gran calidad, control excepcional, pantalla táctil para menús que ya no entorpecen la acción constantemente y un efecto tridimensional logrado, aunque tampoco imprescindible. Lo poco que vimos, al comienzo de la aventura, hacen de éste el Ocarina of Time definitivo. Curiosa la posibilidad de disparar el tirachinas moviéndonos (literalmente) con la cámara.

¿Merece la pena Nintendo 3DS? Probada su primera tanda de juegos tenemos que matizar que sólo el catálogo a largo plazo podrá dar respuesta a tal interrogante. Sí, es la típica respuesta que dimos al probar DS o Wii por primera vez. Todo dependerá de que las desarrolladoras justifiquen lo suficiente la implementación del 3D en sus juegos, algo que no ocurría con la mayoría de productos a que tuvimos acceso. En cualquier caso la primera vez con 3DS asombra, así ocurrió con cuantos compartieron sala de muestras con nosotros, por lo que nadie duda de su éxito comercial, al menos en sus primeros compases.

Publicado en Ecetia.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s