Home

Aunque no estemos en Extracine, permitidme que os ofrezca mi particular impresión de la cinta en que se basa el título que nos disponemos a comentar. Rango es un prodigio técnico, eso nadie lo duda, una de las piezas de animación por ordenador más cuidadas y sorprendentes que recordemos haber visto en sala de cine alguna. Su trama, por el contrario, se antoja un quiero y no puedo que acaba por aburrir a los adultos y desorientar a los niños, únicamente atraídos por la superficialidad de alguna que otra llamativa escena.

Cuando uno comienza a ver la película intuye una interesante premisa metafórica sobre el existencialismo, pero al final dá de bruces con la típica cinta de vaqueros, repleta de diálogos grandilocuentes, muy a lo Woody Allen y por consiguiente poco acordes a un tono que no se sabe discernir a ciencia cierta.

A su adaptación a consolas le ocurre un poco lo mismo. La llegada de estas camaleónicas aventuras a la sobremesa de Nintendo resulta un título correcto, sin más. No fracasa estrepitosamente, como suele ser costumbre del traslado cinematográfico al videojuego, pero tampoco puede alabarse por nada en concreto. Y si bien los más pequeños de la casa conseguirán camuflar sus desperfectos mediante la inoncencia, un análisis riguroso nunca debe justificarlos aludiendo a la infantil orientación del producto.

Rango es en esencia un juego de plataformas, aunque también implementa secciones más propias de cualquier arcade de disparos. Tan pronto recorreremos entre saltos los vacíos y repetitivos escenarios (pecaminosos de pobre texturizado) como apuntaremos a la pantalla con nuestro mando, dispuestos a dar buena cuenta de los enemigos que se nos irán acercando desde el fondo de la pantalla. Sumadle a la fórmula ciertas secciones de persecución en las que combinaremos ambas mecánicas.

En las primeras fases el resultado se antoja bastante satisfactorio, aporta variedad, pero resulta incapaz de compensar la monotonía a largo plazo. La brevedad del título, no obstante, hace que resulte complejo hablar en dichos términos. Aquí la dificultad brilla por su ausencia, algo no necesariamente malo acorde al público a quien va dirigido, pero su número fases se antoja escaso acorde a la inversión realizada.

Sí resulta interesante el que la trama se plantee como una secuela, hilvanándose los niveles con secuencias narrativas bastante atractivas. Quizás ésta sea la mejor excusa para ponerse a los mandos (cuyas funcionalidades de movimiento pasan bastante desapercibidas).

La nefasta compresión de vídeo en Wii, los dientes sierra y la reiteración de enemigos y elementos, empañanan este breve paseo, con un doblaje un tanto desencajado con la interpretación de personajes e intensidad de las escenas. Se detecta también cierta tosquedad en animaciones y control, especialmente al movernos entre planos de los escenario, aunque no se aprecien fallos demasiado notables.

Esta adaptación es, en definitiva, un título simple, breve y fácil, que consigue destacar por su trama y que enganchará únicamente a aquellos pequeños de la casa que no se durmiesen durante la proyección. A los demás quizás les resulte monótono, falto de atractivo. Nada muy grave a criticar, nada tampoco que destacar, ideal regalo para sobrinos aún no en edad de quisquillosadas gráficas y jugables.

5.5/10

Publicado en Ecetia.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s