Home

En cuanto probé Kirby’s Epic Yarn en el pasado E3, lo supe: no habría otro juego en toda la feria capaz de sorprenderme como lo hizo éste. Sí, no faltaron los grandes nombres, pero de nada sirve un abultado presupuesto si luego el título en cuestión se antoja un más de lo mismo. No ocurre lo mismo con lo último deKirby, que puede ser un plataformas bidimensional al uso, sí, pero igualmente capaz de maravillarnos cual visita al Museo de El Prado.

¿Sabéis esa clase de juegos que se dice “entran por los ojos”? Epic Yarn es uno de ellos. Podéis hacer con cualquiera padres, tías o amigas alérgicas al videojuego (si es que la apertura de mercado ha dejado alguna pululando por ahí). Enseñadles una simple captura y todos espetarán cándidos apelativos: –Pero que cosa tan mona -dirán muchos.

Como su propio nombre indica, el juego se viste (nunca mejor dicho) con temática textil. Todos los personajes están conformados por contornos de lana, predominando el pespunte en los escenarios. Rotos y descosidos nos permitirán registrar hasta el último rincón de cada uno, tarea esencial para hallar los muchos secretos que esconden.

La trama es anecdótica, pero poco importa: El malvado Zur-Zur ha atrapado a Kirby en el Reino de los Hilos, deshilachado en varias zonas que tendremos que ir cosiendo nuevamente hasta aunarlo. Para ello contaremos con la ayuda de nuestro compañero el Príncipe Hilván, protagonista también de las escenas intermedias en que una bonachona voz irá relatando, cual cuento, las peripecias de ambos héroes.

Variedad preciosista. Así es como podríamos condensar la impresión gráfica que transmite el juego. Cada área contiene numerosas puertas a desbloquear, llevándonos éstas desde la prehistoria a una fabrica de juguetes, pasando por junglas o entornos caribeños. Y cuando creemos que los de Hal Laboratory no pueden sorprendernos más, van e incorporan un nuevo y originalísimo efecto o temática.

En definitiva, recorrer los niveles es una auténtica delicia y la banda sonora que los decora se antojaexquisita, sin posibilidad de suprimir tan rimbombante adjetivación. No pocas veces nos sorprenderemos atravesando fases con una sonrisa en los labios, tarareando las plácidas melodías que acompañan la acción. Jugar a Kirby’s Epic Yarn debería recomendase como terapia antiestrés, eso o cambiarle el nombre por el del fallido WiiRelax.

La mecánica ya la conocemos: avanzar de izquierda a derecha hasta la ruleta final, en que nos jugaremos unas cuantas gemas adicionales. Aquí la dificultad es casi nula, pero sólo para aquellos que se conformen con pasear por todos los niveles sin más. El verdadero reto es acabar cada fase con un número importante de piedras en nuestro haber. Gracias a ello obtendremos parches adicionales, que cosidos a cada menú de selección de fase abrirán nuevas puertas inaccesibles de otro modo.

Igualmente cada nivel tiene tres objetos ocultos que recolectar, coleccionando todas las melodías y elementos decorativos con que amueblar la casa del héroe desde la plaza principal en que damos inicio a la aventura.

La “dificultad radica pues en desbloquear todos los elementos al 100%, desentrañando el excelente diseño de niveles para dar con todos y cada uno de ellos. Muchas veces estarán a la vista, pero su alcance parecerá imposible, lo que terminará desquiciando a muchos de los que en principio se quejaban de lo facilón que era el título (Kirby no puede morir, sólo perder las gemas acumuladas tras cada golpe o caída al vacío).

La bola rosa ha perdido la capacidad de absorber a sus enemigos, por lo que tendremos que atacarles aprisionándolos con ovillos o lanzándoles objetos, con los que resolver también algún que otro ínfimo puzzle. Las únicas transformaciones posibles, por lo tanto, se producirán automáticamente cerca del final de cada fase, cuando nuestro amigo se transforme en objetos de lo más variopinto: trenes, delfines, todoterrenos, tanques… hasta un ovni. Es en estas secciones donde se hace un tímido uso de los controles de movimiento para dirigir por ejemplo el disparo de nuestros proyectiles o la manguera del camión de bomberos con que apagar los fuegos que nos impiden el avance. Durante el resto de la aventura usaremos el WiiMote en horizontal, al estilo clásico.

Una de las grandes bazas del juego es también su modalidad cooperativa. Dos jugadores pueden avanzar juntos, compitiendo si surgen los piques en contribuir más que el otro a la recolección de cuentas. A dos mandos y con la debida coordinación, todo se vuelve mucho más fácil (si cabe) sin que la experiencia resulte tan frustrante como una partida a cuatro en New Super Mario Bros.

¿Qué puedo decir? A mí este Kirby’s Epic Yarn me enamoró a primera vista, aguardé a su lanzamiento y entonces terminé de confirmar mi sospecha. Estamos ante uno de los grandes plataformas de Wii, con un apartado visual tan maravilloso, que se disfrutaría aún careciendo de interactividad. ¿Fácil? Mucho. Pero quien quiera retos tiene la opción de profundizar en sus escondrijos. Eso sí, por favor, que nadie se abstenga de jugarlo por su estética infantiloide y pastelosa, se perdería el mejor ejercicio artístico de esta generación.

9.4/10

Publicado en Ecetia.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s