Home

Tras toda la expectación levantada, el Xperia Play (también conocido como Playstation Phone) ha terminado viendo la luz. Hemos pasado unas semanas probándolo y por fin podemos ofreceros nuestras impresiones. No vamos a ponernos demasiado técnicos ni a enjuiciar las bondades o defectos del terminal como teléfono inteligente que es, pues ese es cometido de nuestros compañeros de Gizmóvil. A nosotros lo que nos interesa es saber qué tal se comporta el smartphone como consola portátil.

Sí que podemos hacer un breve repaso por lo que nos ofrece más allá de su certificación Playstation. Lo primero que os sorprenderá es su tamaño: si bien resulta equiparable al de un iPhone, por ejemplo, plegado se antoja más pequeño de lo que pudiese aparentar por las múltiples fotografías que se filtraron meses antes de su presentación. Su pantalla de 4” ofrece una calidad más que aceptable, con una respuesta táctil en similares términos.

El teléfono no sale tan bien parado en cuanto a peso (ligeramente superior a la media) y su diseño abombado, especialmente su parte posterior, tampoco invita a la comodidad. El acabado en plástico negro es elegante, pero atrae huellas con una facilidad pasmosa no apta para maniáticos.

En lo que respecta al sistema operativo, el Xperia Play cuenta con una versión de Android Gingerbreadenmascarada al estilo Sony Ericsson. Como cualquier Android podremos alterar en grado sumo la disposición de iconos y widgets en pantalla, contando con varias áreas personalizables. Alábense también las distintas opciones de sincronización, ya nos refiramos a redes sociales, correo electrónico o agenda de contactos.

La óptica del teléfono (con cámara dual) ofrece una respuesta superior a la media, aunque la ubicación del objetivo trasero es del todo errónea. A tal efecto os incluímos fotografías tomadas con el terminal. Ahora bien¿cómo se comporta cual consola portátil? La respuesta es compleja, pues una máquina de juegos no es nada sin un catálogo acorde a sus prestaciones. En el Xperia Play hay claroscuros. Cruceta, geométricos botones y trackpad a lo dual shock ofrecen múltiples opciones de control en conjunción con la propia pantalla táctil, pero ninguno acaba convenciendo especialmente.

Cruceta y botones se antojan demasiado pequeños (síndrome PSP Go) de tal manera que los dedos tienden a doler tras partidas excesivamente prolongadas. La respuesta del trackpad también es mejorable, siendo ésta inclusión la que más nos había llamado la atención pero también la que más nos ha decepcionado. Probado por ejemplo con un título de conducción como Asphalt 6, la sensación de imprecisión en el manejo del vehículo es demasiado pronunciada, haciendo que optemos finalmente por la tradicional cruz de control.

La ergonomía del aparato es otra enemiga de prolongadas sesiones. Como ocurriese con PSP Go (otra analogía inherente a sus similarísimos diseños) los cantos inferiores del sistema no se hacen querer. La accesibilidad de los gatillos traseros sigue siendo asignatura pendiente, aunque se ha mejorado sustancialmente su recorrido.

Respecto a los juegos (entre 5 y 10€ la descarga) la mayoría de títulos son conversiones ya presentes ensmartphones de gama alta, sin apenas diferencias significativas aún encontrándonos con una máquina superior en prestaciones al último modelo de PSP. Destacar el título exclusivo que los españoles Digital Legends han desarrollado para el Xperia PlayBruce Lee, que ofrece una mecánica de juego profunda (combates uno contra uno) y un apartado visual muy competente.

Pero XP gira en torno a los títulos originales de PSOne (una muestra más de cómo un gadget muy potente se desaprovecha en conversiones) cuya emulación ejecuta por supuesto sin ningún problema. Hemos probado elCrash Bandicoot original y su respuesta a los mandos es excelente, pero no nos han convencido en absoluto las características bandas laterales, que únicamente pueden subsanarse a través de modos zoom o estiramiento de la imagen. Un detalle de agradecer: la suspensión de las partidas, que se guardan automáticamente si salimos al menú del teléfono.

Todos los juegos de PSOne se almacenan en su propia sección del teléfono: Playstation Pocket, donde podremos acceder a ellos por frecuencia de juego o fecha de descarga. También visitaréis a menudo el Xperia Play Launcher, donde acceder a todos los juegos que tengáis en la memoria del teléfono (400MB) o de la tarjeta MicroSD (hasta 8GB) así como a los disponibles para descarga en el Android Market. Este acceso directo, que no hace más que filtrar los juegos de la plataforma de Google, resulta utilísimo y refuerza el concepto de consola portátil del terminal.

Sintetizando, este Xperia Play ofrece las ventajas de cualquier terminal Android en suma a su control adaptado expresamente a juegos, algunos de los cuales resultan muy llamativos. El problema es que son los menos, estando su librería repleta de títulos multiplataforma bastante mejorables en todos sus apartados. La ergonomía deja bastante que desear y las opciones de manejo nunca pasan de aceptables.

Es justo destacar sus cualidades como dispositivo de reproducción y captura multimedia, también ciertas aplicaciones específicas, pero como consola portátil no pasa del aprobado. Ése es su mayor problema: si buscamos un smartphone hay opciones mejores (y bastante más baratas) y como máquina de juegos PSP se antoja a todas luces superior en comodidad y catálogo.

Publicado en Ecetia.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s