Home

Bienvenidos queridos malpensados, siento decepcionaros pero no vamos a hablar de juegos de cama precisamente, aunque bueno, a algunos de los títulos que referiremos podréis jugar perfectamente desde ella.

Esta entrada trata de parejas, amantes que un buen día, como quien no quiere la cosa, terminan a los mandos de una consola instigados por uno de sus integrantes (el vicioso de turno). Que sí, que también hay casos de aficionamiento mutuo al videojuego, pero son los menos.

A uno de los dos le pirra eso de de pasarse las horas muertas a los mandos. Éste intentará por activa y por pasiva que su compañer@ se interese por la afición. La experiencia nos dice que todo intento suele ser infructuoso, un par de partidas y se acabó la nula curiosidad que nuestra pareja pudiese sentir por esos muñequitos saltarines.

En Ecetia queremos que ese par de partidas, aunque breves y caducas, resulten inolvidables, así que aquí desglosamos la ristra de juegos que no deberían faltar en vuestra sesión.

Para comenzar, que mejor que una amena partida a SingStar, de esas que os recuerden lo bien que hicísteis al no dedicaros a la música. Escoged el Sin miedo a nada de Alex Ubago para crear un ambiente íntimo y proseguid con algún tema de Lady Gaga para animar el cotarro (e incordiar a los vecinos), los clásicos de los 80 nunca fallan: Isabel Pantoja, Rafaela Carrá y Rocio Jurado son imprescindibles divas del tramo final de actuación, donde se recomienda un importante consumo etílico para vencer las vergüenzas.

Y si ya os habéis hartado de forzar las cuerdas vocales, llega la hora de ponernos en plan hardcore y dedicarnos al tridente del mal: plataformas, lucha y puzzles. No hay casual que se enfrente por primera vez a estos géneros y no termine dándonos una paliza por muy experimentados que seamos.

Ahí tenéis a vuestro melocotoncito, pateándoos el trasero en Dead or Alive por cuarta vez consecutiva. Eso habiéndose limitado al aporreo de botones mientras intentáis ejecutar los más enrevesados combos. Observad atónitos cómo se pasa cuatro mundos seguidos de Super Mario Bros sin rechistar o queda atrapado en una partida de Tetris que preveíais corta, pero se ha convertido en infinita. Ojo, corréis el peligro de iros a la cama mientras el/la susodicho o susodicha sigue apilando fichas en el salón.

Si no fuese el caso, relajad tensiones con Kirby’s Epic Yarn (nada de competiciones por las cuentas, por favor) y pensad aquello de que “todos los principiantes tienen suerte”.

Minada la rivalidad, probad con algo de cooperación. ¿Qué tal intentar resolver puzzles del Profesor Laytonen una DSi XL? Eso sí, podéis terminar frustrados los dos, así que tal vez sea peor el remedio que la enfermedad.

No nos preocupemos, aún nos queda un último as bajo la manga. Se trata del único, el inimitable, el polémico…We Dare! ¿Os acordáis? Sí, el juego erótico de Ubisoft para la sobremesa de Nintendo, con el que aporrear nalgas y chupetear WiiMotes a mansalva.

Si esto no garantiza un final feliz, mejor mantener a la pareja alejada de vuestras consolas, no tienen por qué llevarse bien necesariamente…

Publicado en Ecetia.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s