Home

Estaba el otro día tirado en la cama, mirando de reojo a la típica pila de juegos que se acumula en la estantería. Me refiero a ese cúmulo de títulos imprescindibles que conforman el montón “por pasar” y a los que no hacemos caso más que de cuando en cuando.

Curiosamente, la columna nunca decrece, nuestro afán consumista nos lleva a llenarla de ofertas o imprescindibles lanzamientos que por nada del mundo pudimos dejar en la tienda. Así las cosas, siempre nos resta el mismo número de horas por invertir, si es que queremos ver los créditos de todos y cada uno de esos DVDs.

Cuando trabajo y vida social se confabulan, la pereza hace acto de presencia y nuestra afición al ocio electrónico se resiente hasta el punto de que, ni siquiera títulos de primera categoría consiguen hacerla desaparecer. Nos cuesta cada vez más dedicarnos a empresas arduas y terminamos jugando con la portátil a cualquier puzzle simploide que, a la postre, termina robándonos el mismo tiempo que hubiésemos invertido en subir niveles dentro de cualquier Final Fantasy.

Ahí está, sobre la mesita de noche, esperando que vuelva a retomar la aventura por donde la dejé. Pero FFXIIIno es el único, el sábado mismo sin ir más lejos, L.A. Noire volvió a traerme las sensaciones que han motivado esta entrada.

Lo comentaba en Twitter, que el juego de Team Bondi es perfecto para resolver un caso por sesión, pero que intentarlo con varias de una sentada llega a hacerse pesado. No me digáis que en ningún momento pensásteis apagar la consola con Shadow of the Colossus… el sublime juego requería también no poca paciencia para acabar con sus titanes, lo que desmotivaba la prolongación de las partidas.

Estamos hablando pues de cómo, al poco tiempo con que cuenta un jugador adulto hoy día, hemos de sumar dinámicas de juego poco acordes, que terminan sumiéndonos en pozos de vagancia difícilmente salvables. Esto me devuelve al último título de Rockstar. ¿Y si L.A. Noire tuviese dicha estructura de forma intencionada? ¿y si además de haber dado una vuelta de tuerca a la narrativa jugable, también lo hubiese hecho para con las sesiones de juego?

Títulos hardcore, triple A, profundos, complejos, cuya mecánica se articula en segmentos muy marcados (aunque relacionados estrechamente). Visto así, lo de L.A. Noire parece todo un acierto, algo a seguir por el resto de futuras superproducciones para que, quienes hemos caído en el hechizo de la pereza, nos volvamos a atrever con los juegos de toda la vida, aquellos que en sus tiempos nos mantuvieron pegados a la consola días enteros…

Publicado en Ecetia.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s