Home

El pasado sábado 6 de agosto se cumplió el primer cuarto de siglo de una de las franquicias más apreciadas por todo jugón, especialmente los más nintenderos de la casa, que llevan unos cuantos meses de celebración perpetua: Mario BrosThe Legend of Zelda

Le toca el turno ahora a Samus, la cazarrecompensas que Lara Crofthubiese matado por ser. Y es que sí, la señorita Aran convulsionó al sector con un épico ending en el que descubríamos, asombrados, que desde el comienzo de Metroid (NES) habíamos estado jugando con una mujer, oculta bajo la armadura que articularía el gameplay del resto de sus múltiples incursiones.

Abundantes, aunque no excesivas. Metroid tiene el honor de haberse coronado sin demasiada fanfarria a su alrededor, tampoco a costa de quemar su fórmula, que supo reinventarse de forma magistral tras Metroid II y Super Metroid. Todo pensaréis (y haréis bien) en Metroid Prime, que tuvo el honor de inaugurar el género de la aventura en primera persona.

Aquel fue sin duda uno de los cinco mejores juegos para la malograda Gamecube, articulándose en torno a sí una trilogía que culminaría de forma sublime en Wii, siendo éste uno de los pocos shoot’em ups subjetivos que demostraron la solvencia de la consola en el género.

No podemos olvidar tampoco experimentos menos destacables (que no pésimos) como Metroid Prime Hunters y Metroid Pinball (Nintendo DS) e incluso un remake del original enGameBoy AdvanceMetroid Zero Mission, que muchos se han atrevido a comparar en grandilocuencia con el título por excelencia de la saga: Super Metroid.

Este clásico de Super Nintendo está considerado uno de las mejores aventuras bidimensionales de todos los tiempos, un clásico que deja a las claras otra de las señas de identidad en la franquicia: su austeridad narrativa, al mismo tiempo profusa en pequeños detalles. Ésta es una de esas sagas con un importante trasfondo, que se nos desgrana muy a cuenta gotas y siempre y cuando el jugador esté dispuesto a explorar hasta el último recodo del extenso mapeado.

Para que veáis, seis párrafos y ya hemos mentado hasta tres revoluciones adscritas a Metroid: cambió estereotipos, la forma de contar historias e incluso la concepción de los shooters en primera persona. Por todo ello Samus Aran siempre tendrá un hueco en nuestros corazones, incluso después de un Other M que ha sido ampliamente criticado por un sector de su público más fiel.

El experimento del Team Ninja, a medio camino entre la fórmula clásica y Prime, ha sido visto como una profanación del hierático personaje, que ha querido evolucionar en lo emocional para mostrarnos su rostro más humano. –Es como si de repente Nintendo engendrase un Link paralanchín -atestiguan muchos.

Esto debería servirnos para abrir un debate sobre la evolución de los personajes en las franquicias clásicas: ¿les hacemos hablar o por el contrario perpetuamos su carácter a lo muñeco de trapo en pos de la mimetización que siempre ha ondeado Miyamoto?

Sirva ésta cuestión como el mejor homenaje que podamos hacer a la exploradora intergaláctica, pues no hay mejor reconocimiento que el que se hable de uno, para bien o para mal…

Publicado en Ecetia.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s