Home

Hace mucho que no piso una tienda de videojuegos. Desde que descubrí las gangas de Internet, supe a ciencia cierto que me estaban tomando el pelo. Por eso comenzaré esta carta abierta hablando de precios, de cómo abusan al vendernos juegos actuales hasta 30€ más caros que en el extranjero.

Basta darse una vuelta por la tienda online de turno, para constatar lo barato que resultar comprar vía UK. Las ofertas, por supuesto, resultan mucho más cuantiosas y habituales que en las tiendas físicas, donde a menudo hemos de esperar más de medio año a que se rebaje tal o cual producto.

Entiendo que sobre los precios de venta poco pueda hacerse, pero respecto a las ofertas no estaría mal algo de flexibilidad. ¿Por qué no se da? Sencillo, si así fuese el mercado de la segunda mano se echaría a perder, pues los juegos a estrenar competirían de tú a tú con los también inflados precios de los usados.

Critiquemos también la estafa que supone vender cualquiera de nuestros títulos a una de estas tiendas, que apenas si nos darán un tercio de su valor real. Ésto si se trata de un juego a la moda, porque de no ser así, podríamos estar vendiendo una auténtica joya coleccionista por el precio de un kilo de tomates.

Y aunque en las cadenas especializadas empieza a predominar la equidad, las grandes superficies aún no han terminado de entenderla. Me refiero a otro punto de conflicto: la marginación de determinadas plataformas en cuanto a exposición. Os resultará familiar el acudir a un centro comercial y ver todos los juegos de Xbox 360 amontonados cual mercadillo, en un sólo estante, mientras PlayStation 3 o Wii ocupan pasillos enteros.

En este entorno, mejor no volver al tema de los precios, pues aquí encontramos auténticas aberraciones económicas, vendiéndonos juegos a precio de novedad, cuando llevan ya más de un año en el mercado. Para nuestra suerte, también ocurre lo contrario: podemos encontrar juegos nuevos por cifras irrisorias.

El responsable, cómo no, un inepto encargado de sección, que más de una vez deja patente sudesconocimiento. Y es que la falta de preparación de algunos empleados también preocupa. Aún recuerdo a un dependiente espetar barbaridades como “no, señora, ese Super Mario es para Gamecube, usted necesita uno compatible con PlayStation”. Sin comentarios…

Mejores precios, atención personalizada (y experimentada), programas de fidelización realmente útiles, paridad en la exposición… son algunos de los retos a que han de enfrentarse los comercios físicos, si quieren frenar el declive comercial en el que se encuentran inmersos.

A este respecto, acabo de enterarme de la última pifia de GameStop, que pide a sus empleados abrir una a una todas las copias de Deus Ex: Human Revolution para retirar el cupón incluso, que da derecho a una copia del juego en OnLive:

Una muestra más del ruin comportamiento de según qué establecimientos, acostumbrados a vendernoscarátulas desprecintadas. Imaginad que váis a la frutería y os venden un melón abierto… pues eso.

Publicado en Ecetia.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s