Home

Dediquemos unos instantes a la contemplación de un vídeo que a buen seguro os sonará. Fue la carta de presentación de Nintendo Wii, más concretamente de su particular propuesta de control, durante el Tokyo Game Show de 2005.

¿Ya de vuelta? Seguramente recordéis el cúmulo de sensaciones que os asaltó al visionarlo, el entusiasmo, la incredulidad de saber que Nintendo tenía algo grande, muy grande entre manos y que muy seguramente el futuro de nuestro sector iba a cambiar para siempre en uno u otro sentido.

¡Cuántas noches sin dormir pensando en la Revolution que Nintendo presentase unos meses atrás! Los más fanáticos de la casa, incluso, adornaban sus habitaciones con imágenes impresas de la consola, soñando con su enigmático halo azul, con lo que sentirían al agarrar aquel mando y emular a un samurai o a la propiaSamus Aran.

Inmersión, captación sin par de nuestro movimiento frente a una pantalla, el fin del mando tradicional. Todo eso y más iba a ser una consola que empezó a truncar sus promesas conforme llegaron las primeras impresiones de la crítica especializada. Días antes del E3 2006, el cambio de nombre ya nos dejaba patidifusos… ¿Wii qué?

En la conferencia del Kodak Theatre conocimos sus primeros juegos. Y aunque Wii Sports nos fascinó (luego comprobaríamos que no era oro todo lo que relucía) muchos de sus títulos nos dejaron un poco fríos, dándonos a entender que el catálogo de la máquina estaría colmado de producciones poco elaboradas.

Meses tras su lanzamiento ratificamos que Nintendo había revolucionado la demografía del sector, pero nada más. El control cambiaba, sí, pero no de una forma tan radical que nos hiciese querer abandonar nuestros mandos de toda la vida. La precisión del WiiMote fue puesta en duda (WiiMotion Plus lo confirmó) y ni siquiera los propios juegos de Nintendo satisficieron el enorme hype que el vídeo de esta entrada nos inoculase en su día.

Puede que nunca entendiésemos a Nintendo y que su revolución fuese distinta a la que todos pensamos, pero por mi hablo al afirmar que no se produjo y que Wii es una de mis mayores decepciones como videojugador. No en vano, hoy mismo (por eso escribo estas líneas) Iwata ha reconocido que su máquina no fue capaz de contentar a todos:

Poco después de lanzar Wii, los medios comenzaron a etiquetarla de consola casual, situando a las máquinas de Microsoft y Sony en un ámbito hardcore similar. Nunca he entendido esa distinción, puede ser que mi concepto de core gamer sea mucho más amplio de lo convenido: alguien que tiene un interés como videojugador en una gran cantidad de géneros, necesitados de enfrentarse a nuevos retos creativos.

No obstante, creo que Wii no fue capaz de cubrir las necesidades de esta clase de jugadores, y eso era algo que teníamos que resolver. La clave de nuestra última presentación del E3 fue “profundizar”, algo que queremos hacer con Wii U.

Veremos si la firma consigue quitarse la etiqueta de casual, si nos gana a los hardcore con su próxima consola y, lo más importante, si esta vez cumple sus promesas. Tal por eso el vídeo de este año no haya resultado tan grandilocuente como lo fue el de 2005. Mejor prevenir que curar…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s