Home

Hole in the Wall es uno de los mayores despropósitos que Kinect ha recibido desde su advenimiento. La idea de lanzar pequeños títulos descargables cada mes resulta admirable, pero si todos van a seguir los patrones de esta paupérrima producción, apaga y vámonos.

Puede que Fruit Ninja adoleciese de su misma falta de opciones, pero al menos resultaba harto divertido, lo que le valió el notable. Hole in the Wall (lo decimos desde ya) ni siquiera alcanza el aprobado.

Basado en el popular programa de la televisión nipona (exportado a España como El Muro Infernal) la mecánica es simple: los concursantes se ubican al borde de una piscina, mientras una ristra de muros silueteados les ofrecen un hueco por el que colarse adoptando las más variopintas posturas.

La velocidad de los paneles se acrecienta al tiempo que la complejidad de las siluetas, lo que suele acabar con el concursante en el agua, que bien podría considerarse ganador por el mero hecho de aceptar enfundarse una horrible malla platino.

Esta es, en definitiva, la fórmula que se ha decidido trasladar al sensor de movimiento de Microsoft. Y aunque la idea es buena, su ejecución resulta de lo más pobre.

El juego cuenta con dos modalidades, en la primera (Supervivencia) tendremos que superar el mayor número de muros posible, refrescándonos al primer error. La otra, un tanto más elaborada, se apoda Programa y nos invita a superar tres tandas de 8 siluetas (a tres error admisibles por tanda) con una ronda final. Existen diferentes programas, agrupados por temática geográfica, algo que no deja de ser anecdótico en términos de representación.

Gráficamente Hole in the Wall es pobre hasta el extremo, disponiéndose un plató casi desértico y fogonazos de serie B por doquier. El colorido del conjunto, tan apagado como el pésimo doblaje, que pareciese realizado por un actor de ultratumba (el mismo que nos dejase su mítico –Adelante Ángela -en TV Show King). La representación del avatar, por su parte, dá miedo, mucho miedo y las melodías pasan completamente desapercibidas.

Desde luego, todo hubiese compensado si la detección de posturas se realizase correctamente, pero es muy común que el juego las capte de forma errática, lo que echa al traste la experiencia.

800 Microsoft Points, Hole in the Wall casi pareciese una estafa. De hecho, más que un juego lo calificaríamos de curiosidad, que no hubiese estado de más en el marco deFun Labs… como aplicación gratuita.

3 / 10

Publicado en Ecetia.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s