Home

Tres décadas después de que BugerTime consumiese la paga de millones de jovencitos en los salones recreativos, el clásico de Data East Corporation vuelve a nuestras consolas en forma de remake.

BurgerTime World Tour llega a las principales plataformas en alta definición, aunque manteniendo su adictiva esencia jugable, propia de todo buen arcade de los ochenta.

Para quien no sepa de qué va la historia, sabed que controlamos al cocinero Peter Pepper, quien tiene que preparar unas cuantas hamburguesas de forma bastante más rebuscada que de costumbre.

Recorriendo una intrincada estructura de escaleras y plataformas, hemos de pisotear cada uno de los ingredientes que compondrán nuestro McPollo (o Whopper, al gusto de cada cual), de tal forma que vayan bajando de un nivel a otro hasta apilarse en el plato donde se sirva.

Por supuesto, a cada fase el recorrido se complica, especialmente por mediación de numerosos enemigos: huevos fritos, pepinillos, salchichas y demás tratarán de impedir la comanda, restándonos una vida al mínimo encontronazo. Para sortearlos no queda otra que saltar o rociarlos con una buena dosis de pimienta (bastante limitada), atontándolos durante unos preciados segundos.

También nos serán de utilidad la paleta de cocina (elimina amenazas de un plumazo), los diversos items de invencibilidad y un potente cohete, con el que conquistar los rincones más inaccesibles. Nos será muy útil también si queremos recoger las distintas letras de la palabra ‘Burger’, dispersas por el escenario al más puro estilo Donkey Kong Country.

En total, BurgerTime World Tour ofrece más de 50 niveles agrupados por ambientación geográfica. De ahí lo de World Tour, pues visitaremos varios países en nuestra misión por convertirnos en reconocidos chefs. No lo conseguiremos sin antes derrotar a los enemigos finales que esperan tras cada recorrido, ligeras variaciones de planteamiento muy de agradecer.

Eso sí, tened en cuenta que el remozado sigue fiel a la dificultad del original, bastante superior a la media actual. Los menos duchos del lugar pueden llegar a desesperarse tras la primera veintena de fases, siendo la paciencia nuestra mejor arma frente al envite de tan malignos ingredientes.

A nivel visual el juego resulta correcto sin más. Colores vivos y formas simples se conjugan adecuadamente con la jugabilidad, único factor importante en un título de estas características. Interesante también la integración de nuestro avatar, seleccionable como personaje en lugar del protagonista por definición.

Las melodías, fieles al clásico, invitan al tarareo… pero solo por unos minutos, después comienzan a chirriar tanto o más que los efectos sonoros. Estamos pues ante el típico juego que acompañar con nuestra propia banda sonora.

BurguerTime World Tour completa su propuesta con una modalidad multijugador offline para hasta cuatro jugadores (bastante caótica a pantalla partida por la reducida presentación) y en línea, donde tendremos que completar la fase antes que nuestro rival.

En resumidas cuentas, estamos ante un juego directo, que pondrá a pruebas vuestros reflejos como el clásico del 82 (con toda la frustración que ello conlleva) y que resulta correcto sin más en la mayoría de sus apartados a excepción del que más le importa: el jugable. Porque si de algo puede presumir este World Tour es de su poder adictivo. La nostalgia bien vale unas cuantas partidas.

6/10

Publicado en Ecetia.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s