Home

Puede sonar a blasfemia, pero esperé con mayor ansia a Lumines Electronic Symphony que a la propiaPlayStation Vita. Solo cuantos disfrutaron del original (y su secuela) para PSP me comprenderán.

Lumines fue una agradable sorpresa. A mi entender uno de los cinco mejores juegos que acogiese la primera portátil de Sony. De hecho, como videojugador no recuerdo otra franquicia en la que haya pasado inmerso tantas horas.

Todo gracias a ese apasionado de la sinergia entre música y videojuego que es Tetsuya Mizuguchi. Lo demostró con REZ, aunque fue en Lumines donde desplegó todo su potencial.

Considerado el más digno sucesor de TetrisLumines dispone una serie de bloques que hacer desaparecer encadenándolos por colores. La gracia del asunto es que cada rotación modifica la base musical de la partida, convirtiéndola en una experiencia audiovisual sin precedentes.

Así, Electronic Symphony vuelve a ser un juego entre los puzzles de toda la vida y el género musical; que pone a prueba nuestra agilidad mental en el trastoque de un tracklist exquisito. El resultado es un viaje de lo más inmersivo, casi hipnótico, que nos hará perder la noción del tiempo.

Ahora bien, ¿qué hace de Electronic Symphony un título superior a sus predecesores?. En primer lugar la banda sonora, que se nutre de los temas electrónicos más ilustres. Grandes como The Chemical Brothers, Safri Duo, Mylo, LCD Soundsystem, Pet Shop Boys, Goldfrapp… están presentes a lo largo de un considerable número de skins (fondos), cuyo desbloqueo se convertirá en el auténtico leit motiv del juego.

Alejarse drásticamente del pop ha sentado divinamente a un título de ecléctica estética, muy acorde a las sensaciones que transmite.

La representación visual también ha evolucionado para sacar jugo al potencial de PS Vita. La nitidez de su panel OLED resalta el colorido de unos originales bloques, representados tridimensionalmente y acompañados de atractivos efectos. Mención especial al diseño de skins, que distraen de nuestro propósito por lo llamativo (no olvidemos que Lumines también supone un reto cognitivo).

A nivel jugable, las mayores novedades residen en los avatares, provistos de habilidades. Además de identificarnos, cada cierto número de combos nos otorgarán ventajas como detener la línea de tiempo momentáneamente o la concesión de bloques especiales.

Al clásico bloque cadena (elimina todos los bloques del mismo color conectados entre sí), destaca el bloque aleatorio, que cambia a su antojo la disposición de bloques en el área de juego. Por supuesto, esto puede perjudicarnos al echar al traste composiciones planificadas, pero también ayudarnos al forjar parejas cuando estemos al borde del colpaso.

Muy de agradecer también la incorporación de un sistema de experiencia. Ninguna de nuestras partidas será en balde, pues cada vez que juguemos obtendremos puntos en consecuencia. Estos nos permitirán subir de nivel, ganando avatares y skins aún sin haberlas desbloqueado en el transcurso de una partida normal. Con esto se contribuye a la rejugabilidad, al tiempo que se asegura el visionar todo lo que el juego tiene por ofrecer aún cuando no seamos muy duchos (que sí adictos) en el arte de encadenar bloques.

Por modos de juego, junto al clásico “Viaje”, tenemos la modalidad “Lista” (jugar con cualquier skin o combinación de estas a nuestro antojo), el modo “Maestro” (serie de retos a cada cual más complejo) y el “Contrarreloj”, en que lucharemos por el récord al mayor número de bloques eliminados en un determinado tiempo.

Como curiosidad, el modo “Bloque Mundial” pretende aunar a todos los jugadores de Electronic Symphony, invitándoles a desintegrar un gigantesco bloque diario con las piezas eliminadas durante sus sesiones de juego.

Una lástima, ya que hablamos de comunidad, el que se haya prescindido de multijugador online (el modo “Duelo” tan solo permite partidas locales, siempre y cuando ambos jugadores tengan una copia del juego). Siempre nos quedarán las socorridas tablas de clasificación.

En resumidas cuentas, Lumines Electronic Symphony es uno de los mejores puzzles engendrados jamás en una portátil, repleto de novedades para quienes ya sucumbiesen a su adictiva fórmula. Si sóis amantes de la música electrónica, mejor que mejor.

La carencia de multijugador en línea le impide hacerse con la puntuación perfecta, pese a lo cual estamos ante uno de los mejores juegos de PS Vita en su lanzamiento (si no el mejor).

9’5/10

Publicado en Ecetia.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s