Home

Cuando me enteré de que Remedy preparaba una iteración descargable de su exitoso-pero-no-tanto Alan Wake, no supe si alegrarme o llorar. Me confieso férreo admirador del estudio, de su particular narrativa y como tal, su último título me dejó un gran sabor de boca.

Alan Wake cambió al policía atormentado por un escritor falto de inspiración, preso de un éxito que no supo asimilar. Pocos juegos han diseccionado con tal maestría la psique de un personaje. Aquello fue lo que me cautivó del juego, más allá de sus monótonos tiroteos a noche cerrada.

Partiendo de esa base y sabiendo que la mayoría de reviews han dicho que American Nightmare lo tira todo por la borda en favor de la acción desenfrenada, supondréis que mi opinión para con este descargable no es muy grata. Os equivocáis.

Que sí, que la pesadilla americana de Alan Wake es esencialmente un shooter en tercera persona, pero no por ello sacrifica lo que hizo grande al primer juego. Ojo, no hablo de su argumento, que aquí resulta una mera excusa, sino de la forma en que se narra, de las sensaciones que nos asaltan en su transcurso.

La atmósfera opresiva ha sabido mantenerse pese a la considerable amplitud de los tres escenarios que dividen la trama (motel, observatorio y autocine). A ese diez en ambientación, además de una iluminación ejemplarizante, contribuye la figura del narrador omnisciente y el imprescindible contexto que aportan las 53 páginas de diario desperdigadas.

Encontrarlas todas nos llevará unas 10 horas de media (el juego puede completarse en apenas 6), esfuerzo que veremos ampliamente recompensado por ciertos detalles que escaparon al original, algunos de lo mas revelador. Así, puede que American Nightmare no sea la secuela de Alan Wake que estábamos esperando, pero sí un episodio intermedio digno de consideración.

También un meritorio juego de acción, no lo olvidemos. Los combates resultan tanto o más divertidos que enAlan Wake, en parte por el diseño de escenarios, orientado no tanto a la exploración como al apunta, ciega y dispara. Dichas refriegas se intercalan con secundarios de lo más singular (mejorables en expresividad y modelado, todo sea dicho), que ayudan a perfilar la trama.

Como si de un episodio de Night Springs se tratase (la serie de televisión en que Wake trabajó antes de alcanzar la fama), American Nightmare sumerge al escritor en una lucha contra su alter ego, Mr. Scratch, quien irrumpirá a través de siniestros mensajes televisivos. Solo por estos ya merece la pena desembolsar esos 1.200 Microsoft Points.

Tendremos que ser más listos que él si queremos abandonar la realidad alternativa en que estamos inmersos, especialmente por la amenaza que este despiadado doble supone para nuestra querida esposa Alice.

Culminada la empresa, podemos recurrir al modo Acción Arcade, en el que tendremos que sobrevivir al constante envite enemigo durante 10 minutos (5 escenarios a elegir). Una lástima que no se hayan incluido opciones cooperativas, seguramente por la concepción single player de la franquicia.

Al final, Alan Wake’s American Nightmare resulta un excelente título de acción, brillante en lo técnico y especialmente en lo narrativo. Esto último será lo que mayores alegrías reporte a quienes controlasen previamente al escritor (aunque no es imprescindible haberlo hecho para embarcarse en esta interesante propuesta).

Tal y como yo lo veo, Remedy no ha traicionado la esencia de Alan Wake con este festín de balas, pues las sensaciones son muy parecidas a las que me asaltasen en 2010. Un sobresaliente de Xbox LIVE Arcade.

9/10

Publicado en Ecetia.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s