Home

Freakyforms da el salto al formato físico con esta edición Deluxe, ideal para fomentar la creatividad de los más pequeños.

Asbosim Co. tuvo que henchirse de orgullo al recibir la llamada de Nintendo: -Nos gusta Freakyforms. Mucho. Queremos darle una oportunidad en las estanterías-.

Dicho y hecho, el estudio se puso manos a la obra con la versión vitaminada de su descargable para Nintendo eShop, resultando FreakyForms Deluxe ¡Tus creaciones cobran vida!.

Freakyforms Deluxe

Puede que en la plataforma digital de Nintendo 3DS la fórmula se antojase atractiva (así lo refutan sus cuantiosas descargas), pero Freakyforms genera toda clase de dudas como título físico, motivo por el que los de Kyoto han decidido lanzarlo a precio moderado (29,95€).

Adelantémoslo desde ya: no nos atrevemos a justificar la compra de un título que, si bien puede entretener un par de horas, resulta limitado a largo plazo, especialmente si hemos pasado cierta franja de edad.

Pero, ¿qué es FreakyForm Deluxe? Imagínese un Little Big Planetorientado al público infantil y se dará en el clavo. El juego arranca desde su razón de ser: el editor. Allí pasaremos el mayor número de minutos, creando los monstruos (o formines) del juego.

Elegimos piezas base que conformen cabeza, torso, piernas, ojos y boca, las moldeamos y coloreamos. Habremos engendrado al primero de los muchos protagonistas de la “aventura”, hecho lo cual recorreremos el mundo en que se ambienta el juego.

Freakyforms Deluxe

Es todo un placer ver a nuestro ahijado cobrar vida, saltar a cada golpe de puntero. Si bien el control se antojo tosco, limitado, tampoco es que estemos ante un exigente plataformas, por lo que resulta innecesario pedir mayor precisión.

Volviendo al mundo de Freakyforms Deluxe, también podremos decorarlo a nuestro antojo, para lo cual será imprescindible recopilar monedas y huevos, que nos obsequien con vegetación y demás parafernalia. Por esta vía también conseguiremos nuevas piezas para los formines, siendo nuestro objetivo crear el mayor número posible. Cuanto más dibujemos, más se expandirá el peculiar planeta, mayores nuestros encuentros con otros formines y mayor el número de misiones disponibles.

Freakyforms Deluxe

El problema viene al constatar la simplicidad de tales encargos, que van desde engullir determinada cantidad de fruta a recopilar cierto número de items. Si los cumplimos, el formín de turno pasa a formar parte de nuestra colección (hay 146 que desbloquear), único aliciente para unas pruebas que nos aburrirán al cabo de varias partidas.

Así, creados unos cuantos formines, ampliado convenientemente su mundo y presenciado unos cuantos combates, la gracia del asunto se esfuma. Solo los más entusiastas recolectores querrán exprimir Freakyforms hasta hacerse con las 600 piezas disponibles. El resto lo condenarán al olvido una vez ojeado su escueto multijugador: hasta cuatro jugadores (con un solo juego) pueden participar en sesiones de creación, guardándose los formines resultantes en las tarjetas SD de los usuarios que así lo quieran.Durante nuestra exploración (limitada en el tiempo), encontraremos también mazmorras. En ellas, nuestros formines se enfrentarán a otros cual combate Pokémon, si bien no dirigiremos los ataques. Nos limitaremos a presenciar la batalla, confiando en que las estadísticas de nuestra creación sean superiores a las del rival. Como imaginaréis, estos encuentros tampoco entretienen en demasía.

Freakyforms Deluxe

FreakyForms Deluxe también saca partido a StreetPass, gracias al cual podemos intercambiar formines e imágenes. Basta dirigirnos al buzón del menú principal para comprobar si alguna criatura se ha “colado” en nuestra portátil. Dichos intercambios también son posibles de forma más rudimentaria a través de códigos QR.

Del apartado técnico, baste recalcar su simpleza. Estamos ante un título concebido en el espectro digital y tanto su apartado visual como sonoro resultan simpáticos, pero (muy) poco elaborados. El efecto 3D, puramente anecdótico.

A fin de cuentas, FF Deluxe es un juego ideal para alentar la creatividad de los más pequeños, si bien su esperanza de vida resulta limitada por la monotonía de su reiterada mecánica. Quienes sientan curiosidad, mejor hacerse con la versión digital. Si ya es vuestra, no encontraréis mucho aliciente en esta, sinceramente.

6/10

Publicado en Gamereactor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s