Home

El iPhone 5 de Apple estaba a punto de llegar: eran las cuatro de la madrugada del pasado viernes 28 de septiembre. Somnoliento, salí de la cama con la esperanza de conseguir el smartphone más codiciado del momento. Prueba de ello resultaron las más de 70 personas que me adelantaban en la pertinente cola de la Apple Store del Centro Comercial Parquesur, en Leganés.

Unas horas después se abrían las puertas, previo reparto de las tarjetas que aseguraban la adquisición del terminal. En mi caso, un iPhone 5 de 16GB en color blanco, por el que desembolsé 669€. La excitación propia de cualquier tecnófilo en un lanzamiento semejante disipó cualquier dolor de bolsillo.

Han transcurrido varios días desde entonces. ¿Qué impresiones arroja el dispositivo? 

Dando el salto

Como un servidor, muchos de los presentes habrán pasado los últimos años con un iPhone 4 entre manos, actualizándose a su versión S los más pudientes. La grandeza de iCloud (plataforma de almacenamiento en la nube) permite que la transición hacia el quinto iPhone sea lo menos engorrosa posible en lo que respecta a la transferencia de información.

Basta conectar nuestro iPhone 5 a iTunes para optar por su restauración a partir de nuestra última copia de seguridad (con lo cual replicaremos el contenido de nuestro último smartphone) o bien configurarlo como nuevo teléfono. Introduciremos entonces los datos de nuestra cuenta Apple para importar contactos, recordatorios, eventos de calendario, fotografías en streaming, anotaciones e incluso documentos de iWork.

En apenas unos minutos, nuestro iPhone 5 albergará toda información precisa en su uso cotidiano. La integración nativa de Twitter y Facebook en iOS 6, así mismo, facilita mucho la interacción con nuestro círculo digital.

Unboxing

Al abrir la coqueta caja de nuestro flamante iPhone 5, lo primero que encontramos es el propio teléfono, haciendo gala de un diseño espectacular.Ya optemos por el modelo negro grafito o blanco plata, el acabado del smartphone se antoja elegante, acaparador de miradas.

Habrá quien prefiera el acabado trasero negro, más uniforme, si bien muchos usuarios alertan de la facilidad con que se raya. El modelo blanco parece exento de tal inconveniente (también menos propenso a las huellas), resaltando el plateado de su posterior y laterales. Por contra, su pantalla parece encorsetada por el níveo marco, lo que no ocurre con la versión oscura.

Sí, el diseño del teléfono no admite reproches, pese a la similitud morfológica con sus predecesores. No obstante, lo que más llamará vuestra atención de primeras será lo poco que pesa. Una de las mayores críticas al iPhone 4 fueron precisamente sus 137 gramos de peso (frente a los 112 gramos del iPhone 5). Su delgadez también os resultará de agradecer (0,76 centímetros frente a los 0,93 cm anteriores). En resumidas cuentas, el iPhone 5 es mucho más cómodo de transportar, desapareciendo la sensación de ladrillo que nos sobrevenía iPhone 4 en ristre.

La caja incluye además el nuevo cable de conexión (Lightning), adaptador de corriente, guía rápida, pegatinas y los nuevos auriculares EarPods con mando y micrófono.

Rendimiento

No nos pondremos técnicos, pero es justo destacar uno de los grandes tapados del nuevo iPhone 5: su procesador. El chip A6 de Apple resulta una auténtica bestia parda móvil, gracias al cual disfrutaremos de gráficos sin parangón entre los nuevos juegos que copen el App Store. Véase si no el Real Racing 3 de Firemonkeys, con un rendimiento visual tan solo visto en sistemas de sobremesa.

La velocidad de navegación en iOS 6 es sorprendente: las aplicaciones se abren con pasmosa rapidez y su rendimiento ha ganado muchos enteros. Basta comprobar la velocidad de obturación (tomarás decenas de fotos en segundos), el desplazamiento por los mapas tridimensionales de FlyOver o la carga de sitios web.

Para más inri, el iPhone 5 es compatible con las redes de datos más avanzadas, incluyendo LTE (aún no disponible en nuestro país). También resulta un rayo bajo redes WiFi, alcanzando los 150Mb/s. Ahora bien, ¿cómo afecta todo esto a la batería? Aunque su autonomía es decente, no resulta ni mucho menos suficiente para un día completo de intensa navegación. En este sentido, el iPhone 5 puede permanece encendido 225 horas en reposo frente a las 300 del iPhone 4.

Pantalla

La pantalla del iPhone 5 es otra de sus señas de identidad. El teléfono resulta ligeramente más alargado que el anterior, aunque igual de ancho. La explicación se encuentra en el aumento de resolución (1.113 por 640 píxeles), o lo que es lo mismo, media pulgada más. Esto se deja notar desde la propia pantalla de inicio, que ahora admite hasta cinco líneas de aplicaciones (más la de accesos directos).

El cambio también queda patente en Facebook y Twitter (más actualizaciones visibles a un tiempo), en el calendario o utilidades ofimáticas como Pages, con las que resulta más cómodo trabajar. Pese a todo, aún son muchas las aplicaciones que no están adaptadas a las 4 pulgadas, mostrando dos franjas negras (arriba y abajo) que pasan bastante desapercibidas, todo sea dicho. Como caso particular, destacar el empobrecimiento gráfico de juegos como Rayman Jungle Run (vaya usted a saber por qué) que deberá corregirse mediante optimización.

A los días de uso, una vez olvidadas las 3,5″ del iPhone 4, nos habituaremos al nuevo estándar. Perdemos pues la sensación de estar ante un dispositivo nuevo, aunque sigamos beneficiándonos de su nuevo panel.

El tamaño importa, pero hablemos también de calidad. Lo primero que hice fuecomparar la pantalla del iPhone 4 con la del 5. A todas luces esta última resulta más nítida y ofrece un mejor contraste. Esto es gracias a que la tecnología táctil se ha integrado en el propio panel, siendo este un 30% más fino. La mejora se nota especialmente en la reproducción de vídeos, la edición de imágenes o la ejecución de juegos.

Óptica 

La diferencia será menor para quienes vengan del iPhone 4S. Al resto le deslumbrará la calidad de sus tomas (con y sin HDR), mucho más nítidas y coloridas a indepencia del contexto. Por todos es sabido que iPhone y oscuridad nunca se han llevado especialmente bien, algo que la óptica revisada del iPhone 5 ha conseguido cambiar.

La función Panorama hará vuestras delicias, pudiendo tomar fotos panorámicas con un resultado nunca antes visto en aplicaciones similares. Los 8 megapíxelesde que hace gala el teléfono también permiten grabar vídeos en alta definición a 1080p (Full HD), sin los molestos extraños a que acostumbra toda grabación de dispositivo móvil.

Atención así mismo a una mejorada cámara frontal, que se ha desplazado al centro de la pantalla para que nuestras conversaciones por FaceTime sean más naturales. Se acabaron las autofotos granuladas fruto de la insuficiente resolución VGA. Eso sí, esperábamos algo más que 1,2 megapíxeles.

Audio

No olvidemos tampoco que el iPhone 5 es un teléfono y, como tal, ha de satisfacer nuestras ansias de conversación. Creedme cuando os digo que nunca había escuchado a mi interlocutor con tal nitidez desde el auricular de un móvil. Parece que Apple ha hecho bien los deberes, aplicando la más avanzada tecnología de cancelación de ruido y realce del audio.

Por último, si queréis usar vuestro iPhone a modo de iPod, sabed que sus altavoces ofrecen mayor potencia de salida y que los nuevos auriculares EarPods, pese a su extraña forma, se ajustan como un guante a nuestras orejas, mejorando enormemente la reproducción de graves.

Siri 

Por experiencia os decimos que vuestras primeras horas con iPhone 5 (iOS 6 por añadidura), las pasaréis hablando con vuestra nueva y parlanchina amiga. Se llama Siri y obedece a según qué comandos con total eficacia, desde “llama a mi novia” a “¿Cuál es la última película de Spielberg?” pasando por “cambia mi alarma programada del miércoles” o “avísame cuando equis contacto abandone tal sitio”.

Si nos salimos de los parámetros marcados, no obstante, Siri se mostrará errática. Mucho más que su versión inglesa. Es más, la Siri española tiene serias dificultades para entendernos cuando mencionamos algún nombre en inglés, viéndonos forzados a pronunciarlo tal y como se escribe.

Este asistente personal tiene mucho que mejorar, no cabe duda, pero sus comienzos son del todo prometedores. Gracias al iPhone 5, cualquier puede disponer de su propia e incondicional secretaria.

Veredicto

Aunque su apariencia dicte lo contrario, el iPhone 5 resulta un terminal muy mejorado en cuanto a velocidad de procesamiento, calidad de imagen, navegación y audio. Esto es a fin de cuentas lo que nos permite el ansiado teléfono, en base a lo cual decidiréis si os merece la pena o no:

  • Juegos de acabado visual cercano a consolas.
  • Llamadas de voz nítidas y con menos ruido.
  • Rapidez de navegación bajo WiFi y redes de datos (DC-HSDPA y LTE).
  • 4 pulgadas táctiles, suficientes para tareas sencillas y multimedia.
  • Toma fotográfica ultrarrápida a 8 megapíxeles (1,2 megapíxeles frontales para videollamada).
  • Grabación de vídeo a 1080p.
  • 8 horas de autonomía tanto en conversación como en reproducción (225 horas en espera).
  • Almacenamiento de nuestro contenido e información en la nube (iCloud).
  • Terminal muy ligero y delgado.
  • Control de numerosas funciones mediante asistente de voz.
  • Rapidez de carga y transferencia de datos gracias al nuevo conector reversible Lightining (adaptador Dock disponible por separado) y a la tecnología Bluetooth 4.0.

¿Qué habríamos cambiado? Mejor cámara frontal, inclusión de tecnología NFC, rediseño del sistema operativo, mayor duración de la batería en espera, un precio no tan abultado para el modelo de 16GB y seguramente un puerto micro USB de serie, como dictan la autoridades europeas.

Tampoco nos ha hecho especial ilusión el nuevo formato NanoSIM, que obliga a recortar (e incluso lijar) nuestras MicroSIM para poder usarlas con el terminal. No obstante, el proceso es bastante sencillo y muchas tiendas de telefonía lo realizan completamente gratis.

Lo recomendamos especialmente a usuarios de operadores virtuales(Simyo, Tuenti, Pepephone…), pues sus NanoSIM tardarán cerca de un mes en estar disponibles. Se consolarán sabiendo que sus tarjetas no necesitan ser lijadas para encajar en la bandeja del iPhone 5, al contrario que ocurre con el resto de operadoras.

Publicado en VaDeJuegos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s