Home

Han pasado 10 años desde SimCIty 4. Maxis lo tenía muy complicado para satisfacer a sus acérrimos fans. Usuarios conscientes de que no era posible estirar más el chicle, pero al mismo tiempo deseosos de sustanciales cambios que hicieran de esta nueva entrega algo más que un lavado de cara.

Dispuestos a escudriñar los entresijos del nuevo SimCity, acudimos a las oficinas de Electronic Arts, donde nos aguardaba el mismísimo productor del título. A lo largo de las seis horas que pasamos frente al juego, Jason Haber nos introdujo sus principales características. La primera que llamará vuestra atención será el engine gráfico, Glassbox, creado expresamente para el juego.SimCity ofrece plena libertad para acercarnos a la acción, desplegando un impresionante nivel de detalle. Cada edificio, vehículo o sim se ha recreado con mimo, apostando más por el realismo (aunque sin alcanzarlo) que por lo caricaturesco.

Llamarán poderosamente vuestra atención los efectos de iluminación,especialmente la suave transición entre el día y la noche, la forma en que luces y neones atraviesan lo nuboso del cielo o la recreación de las inclemencias naturales.

Más importante resulta la ambientación. Sin restar mérito a la banda sonora, agradable acompañamiento a sesiones que se prometen maratonianas, los efectos de sonido cobran todo el protagonismo. Desde el gentío de las protestas frente al ayuntamiento hasta la congestión del tráfico a hora punta, SimCity suena muy real, condición indispensable para imbuirnos en la gestión.

La propuesta de SImCity sigue siendo la misma: convertirnos en alcaldes de nuestra propia urbe. Esta vez, sin embargo, hemos de estudiar meticulosamente el terreno sobre el que edificar. Cada región cuenta con varios, siendo preferibles aquellos con mayores recursos hídricos o petrolíferos. ¿Qué mejor que una ciudad autosuficiente?

Trazamos entonces el asfalto y colocamos en torno a este los primeros edificios: domicilios (representados en verde), edificios comerciales y naves industriales. Como es obvio, ha de controlarse la demanda de una u otra clase de construcciones, ya que un exceso de habitantes en relación al número de fábricas (en amarillo) o tiendas (azul) derivará en insostenibles tasas de paro. 

La buena noticia es que hogares, comercios e industria se autogestionan, siendo nuestra labor garantizar la comodidad de sus propietarios. Nos familiarizamos entonces con las cuantiosas opciones sitas en la parte inferior de la pantalla. Desentrañar sus funciones puede parecer tarea titánica, pero el tutorial se explica tan bien que en apenas 10 minutos estaremos plantando centrales nucleares, depuradoras de agua y demás instalaciones imprescindibles para que el cotarro empiece a funcionar.

Una vez garantizadas luz, agua y gestión de residuos, estaremos listos para plantar el ayuntamiento. Podremos ampliarlo con ministerios en función del número de habitantes y Simoleons (moneda del juego) disponibles. Porque sí, también tendremos que ejercer de contables: cada cierto tiempo (se disponen tres velocidades de juego) la ciudad arrojará determinadas ganancias y gastos, siendo leit motiv del título el invertir cuidadosamente en hospitales, estaciones de bomberos, comisarías de policía… las cuales se quedarán pequeñas a poco que ampliemos la ciudad unos cuantos distritos.

La estadística es clave, también, en el estado de ánimo de nuestros ciudadanos. Veremos cómo ubicar junto a sus residencias (y con el viento a favor) una humeante fábrica les hará enfurecer, mientras que rodearla de parques mejorará su humor.

En SimCity hay números para todo y consultarlos de vez en cuando será fundamental para el triunfo de la simulación. Nótense por ejemplo las cifras referentes a importaciones y exportaciones. Al poder gestionar hasta tres ciudades a un tiempo, somos libres de suministrar energía de unas a otras o promover el turismo mediante fiables redes de transporte. Nótese además que cada núcleo de población puede especializarse, siendo esta otra de las novedades más relevantes: ¿Queréis edificar el nuevo paraíso del juego? ¿Qué tal una ciudad dedicada enteramente a la exploración natural? ¿Y una réplica de Londres o Nueva York cual paraísos comerciales? Todo es posible, lo que hace de SimCity uno de los títulos más rejugables jamás desarrollados.

Por si os lo estábais preguntando: sí, también podremos negociar con las ciudades de nuestros amigos gracias al completísimo modo multijugador. Estos pueden visitar nuestra creación en cualquier momento, reparando en nuestras carestías y ayudando a cubrirlas mediante el envío de recursos. Además, mientras estemos conectados, recibiremos actualizaciones constantes (cual notificaciones) de cuanto ocurra en sus territorios para adaptar nuestra estrategia a futuras cooperaciones.

Las opciones en línea incluyen también las habituales tablas de clasificación, el sistema CityLog (toda una red social con SimCity como núcleo) y los Desafíos Globales. En nuestra toma de contacto, por ejemplo, competimos por parejas para conseguir la mayor densidad de población en un tiempo concreto.

Tras seis horas sentados frente al monitor, concluimos que Maxis ha hecho bien su trabajo. Haber nos confesaba que habían reclutado a los fans más enconados de la serie, solicitándoles cuantas ideas pudieran aportar. El resultado es un simulador digno de la fama que le precede, un auténtico reboot imprescindible también para quienes nunca hayan sentido aprecio por un género tan farragoso como el de la estrategia.

Sí, fueron seis horas, pero parecieron minutos, porque en SimCity aplica aquello del ”cinco minutos más”. Que se lo pregunten si no a uno de mis compañeros, queal ser llamado para su entrevista personal con el director pidió unos minutos para rematar cierta gestión. 

SimCity llegará a PC y Mac el próximo 7 de marzo. EA promete que esta versión será “SimCity con más profundidad y riqueza de los lanzados para esta plataforma hasta la fecha”. Si no podéis esperar, aún estáis a tiempo de inscribiros en su beta.

Redactado para VaDeJuegos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s