Home

2002. Un servidor estrenaba su flamante Gamecube con Luigi’s Mansion. El hermano del videojuego por antonomasia protagonizaba su primera aventura. El profesor Fesor y su Poltergust 3000, una suerte de aspiradora con la que recolectar monedas, ectoplasmas y cortinas, configuraron una mecánica de lo más original: debíamos recorrer las estancias de una lúgubre mansión, capaz de sobresaltarnos pese a su comicidad.

Tan hondo caló la propuesta que muchos pasamos toda una década exigiendo su secuela. Nintendo la confirmaba durante la Electronic Entertainment Expo de 2011, aunque dando el salto al segmento portátil, lo que nos hizo dudar de su profundidad.

No había de qué preocuparse, puedo aseverar tras los títulos de crédito.Nintendo 3DS sienta como un guante a la fórmula original,expandiéndola como era lógico (y muy necesario). Nuestro querido Luigi es requerido nuevamente por Fesor, quien traspixelación mediante le lleva a su búnquer para informarle de la extraña fragmentación de la Luna Oscura y su influjo sobre la población fantasma.

La premisa es lo de menos, claro está. Aquí de lo que se trata es de limpiar el polvo, llevándonos por delante a cuanto espectro ose interponerse frente a nuestra Succionaentes 5000. La principal diferencia respecto al original es que habremos de transitar un total de cinco mansiones, inferiores en superficie a la de Gamecube, aunque plantadas con mimo.

Cada estancia está repleta de elementos con los que interactuar, ya sea aspirándolos o sacándolos a la luz mediante un nuevo utensilio: elDesoscurizador. Éste supone el mejor añadido de la secuela, al propiciar puzles de los más ingenioso. Tanto es así que se ha primado su resolución a la captura fantasmal. Mejor dicho: las capturas más importantes requerirán desentrañar algún que otro acertijo. Por supuesto, los entes de a pie siguen sucumbiendo a nuestro aspirador (una vez deslumbrados), pero no ocurrirá lo mismo con los jefes finales.

El acopio de monedas, billetes y lingotes cobra peso también, al desbloquearsemejoras para nuestros artilugios tras superar determinadas cantidades. Algunos fantasmas, de hecho, tan solo sucumbirán al llenarse todas las unidades del medidor de potencia.

En el intento por adaptar la fórmula a lo portátil, se ha optado además por dividir cada mansión en un total de cinco misiones. Aún con todo, algunas pueden romperos la cabeza, prolongándose por encima de los treinta minutos e incluso la hora. Cualquier urgencia entremedias podría arruinar la partida, a no ser que os reste sufciente batería como para dejar la máquina en suspensión (repetir desde el principio no es plato de buen gusto).

La variedad de las misiones está garantizada. Tan pronto tendremos que escoltar al Toad de turno hasta el búnquer, como perseguir a un simpático chucho fantasma o recuperar distintas partes de un mecanismo que nos acerce al fragmento de Luna en cuestión.

Respecto a los controles, otra de las incógnitas en torno a esta incursión portátil,la carencia de doble stick analógico se suple a las mil maravillas con los botones de acción. Ni siquiera molesta la colocación de los gatillos (con los que aspirar), por lo que pronto cazaréis espectros como auténticos profesionales.

Una vez solventada la aventura principal, siempre os quedará recolectar todas las joyas y Boo de cada mansión, completando con ello la base de datos (Cámara Acorazada). Y si os aburrís de la experiencia en solitario, Luigi’s Mansion Dark Moon introduce opciones multijugador a la franquicia con su Torre de los Desafíos.

Cooperamos con hasta tres jugadores para avanzar a lo más alto de la torre en cuestión, eligiendo el número de pisos (5,10 o 25) y la dificultad. Especialmente destacables son los enfrentamientos contra los jefes finales, desafío del que tan sólo los cazafantasmas más compenentrados saldrán victoriosos.

A nivel técnico, Luigi’s Mansion 2 saca todo el jugo a Nintendo 3DS, conmodelados y escenarios repletos de detalle. Una lástima que los dientes de sierra empañen el acabado, siendo especialmente prominentes si jugamos en 3D.

Lo estereoscópico no llega a desempeñar un papel crucial en la jugabilidad, dicho sea de paso, aunque se hace evidente que el juego se ha diseñado pensando expresamente en la tecnología. Los efectos de iluminación resultan soberbios, sobre todo el de la linterna y su reflejo en la propia pantalla. Por no hablar de la ambientación atmosférica: cómo la nieve, la lluvia y ya puestos el polvo, parecen anteponerse entre jugador y personaje.

Banda sonora y efectos son bastante continuistas, con lo cual no ofrecen excesiva variedad. Las continuas llamadas de Fesor, de hecho, pueden resultar incordiantes dado el caso, si bien se justifican como hilo conductor de la trama.

Luigi’s Mansion 2 es, a fin de cuentas, uno de los mejores juegos de Nintendo 3DS. Supera al original en profundidad y duración, especialmente por su afán coleccionista y el bien pensado modo multijugador. Una aventura repleta de carisma y llamativo envoltorio visual que os hará pensar (y reir) en más de una ocasión.

9/10

Redactado para: VaDeJuegos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s