Home

Ojiplático quedé al saber que Metal Gear Solid 5: The Phantom Pain y Ground Zeroes eran juegos independientes.

No soy el mayor conocedor del universo Metal Gear, aunque he transitado todos los títulos de la serie, atrapado por la enrevesada trama de Hideo Kojima. Al vilsumbrar los títulos de crédito de Guns of the Patriots creí que el nipón cumpliría su eterna promesa de finiquitar la serie. La cuarta entrega principal en la cronología moderna de Solid Snake ató cuantos cabos quedaban sueltos, dando cierta coherencia narrativa a la franquicia. ¿Realmente era necesaria no una, sino dos nuevas entregas?

Comercialmente (para Konami) la respuesta era rotundamente afirmativa, aunque argumentalmente no hubiese como sostenerla. Coincidiréis conmigo en que Metal Gear es una saga estirada cual chicle, con entregas pobremente justificadas. Así ocurre por ejemplo con iteraciones portátiles como Portables Ops o Peace Walker, convincentes más que nada por el carisma inherente a los personajes y escenarios engendrados por Kojima Productions.

Tan solo por ellos hemos llegado a obviar la que en su día fue premisa primordial de la franqucia: el sigilo. La fórmula clásica ha ido diluyéndose a medida que lo exigía un abigarrado guión, derivando en secciones de infiltración muy mejorables: en un nivel de dificultad medio, uno podía atravesar un área completa a plena carrera, alertando al enemigo y aún así saliendo indemne. Aspectos jugables anquilosados, aunque aceptados en series de culto como esta (recordemos si no cuánto tardó Resident Evil en prescindir de sus cámaras estáticas o su quisquilloso sistema de control).

Ante este panorama encaramos dos nuevos desarrollos que bien podrían devolver la serie a sus raíces jugables, si es que narrativamente no terminan de convencernos. Tomemos esto último como lo más probable. Nadie duda de que el cineasta frustrado que es Kojima nos ofrecerá espectaculares cinemáticas con sabor a cortometraje, otra cosa es que lo que tenga que contarnos satisfaga a los más fieles seguidores.

¿Cuántas muertes, clonaciones y teorías conspiratorias más puede afrontar Snake? ¿Cuántas contradicciones suma ya la franquicia por culpa de las presiones comerciales? Tantas como milones de copias ha ido vendiendo cada entrega.

Desde aquí un llamamiento vano a Kojima: me gusta el universo que has engendrado, el mismo que te ha convertido en el desarrollador de referencia que eres hoy, por eso mejor darle a tu franquicia el respeto que merece. Si Metal Gear Solid 4 era su canto del cisne, ¿Cómo no ser pesimista con The Phantom Pain? ¿No es Metal Gear precisamente eso, un fantasma en pena esperando el descanso eterno?

Redactado para: VaDeJuegos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s