Home

Considerando el número de consolas vendidas, es poco probable que alguno de vosotros no echase el guante a Donkey Kong Country Returns, uno de los mejores exponentes del género de plataformas en Wii. Quienes cometiesen el pecado de pasarlo por alto tienen ahora una segunda oportunidad, bajo el seno de Nintendo 3DS.

El que Retro Studios haya estado al margen de la conversión pudo preocupar a más de uno. Su buen hacer resulta incluso difícil de replicar, pero hemos de reconocer el mérito de Monster Games (Excite Truck, Pilotwings Resort) una vez atravesados los nueve mundos en que se estructura el reto.

Sí, hablamos de nueve, ya que se han incorporado un nuevo compendio de niveles alzados sobre la variopinta isla del juego. Siguen estando presentes la inevitable jungla, las ruinas, el bosque o la fábrica entre otras zonas, dominadas todas ellas por el influjo hipnótico de los Tikis, antagonistas dispuestos a robar el mayor número de bananas sirviéndose de la fauna local.

La suerte de argumento es lo de menos, por supuesto. Aquí de lo que se trata es de poner a prueba nuestros reflejos. El “returns” de su nomenclatura podría haberse sustituido por un 4, pues la propuesta es tan continuista como digna de la trilogía que encumbrase a RARE en Super Nintendo. Nos espera así un plataformas de la vieja escuela, aunque basado en las dos dimensiones y media. Donkey y Diddy Kong avanzarán así alternando entre cuatro niveles de profundidad, aspecto del original que justificaba por sí solo su trasvase a la portátil tridimensional de Nintendo.

No es el primero (ni será el último) título clásico de la casa que llegue a 3DS, por lo que estamos acostumbrados a conversiones que aprovechen poco o nada la tecnología estereoscópica. No ocurre aquí. En cuanto deslicéis el regulador 3D ya no querréis jugar de otra forma: es como si Retro hubiese diseñado el plataformas para jugarse en tres dimensiones.

Pero volviendo a la jugabilidad en sí, el cometido de los hermanos Kong sigue siendo recorrer una serie de niveles desde lo minucioso. Cada fase ofrece algo más que una sucesión de plataformas, desperdigándose piezas de puzle, monedas y las míticas letras K-O-N-G por impensables recovecos. La rejugabilidad está garantizada, pues recolectar todas las letras desbloquea niveles alternativos, completar cada puzle habilita interesantes extras y canjear las monedas en la tienda de Cranky nos recompensa con útiles ítems.

Aunque Returns 3D puede jugarse en su concepción original (extremadamente frustrante para los menos acostumbrados al género), las ayudas cobran todo el protagonismo en el “Modo Nuevo”, donde la dificultad se rebaja considerablemente al disponer de hasta seis corazones, vidas adicionales, globos verdes que nos salvan de inoportunas caídas, pociones de invulnerabilidad e incluso un simpático loro para dar con las piezas de puzle más escondidas. Esto sin contar la ya habitual superguía, con la que será un Donkey Kong albino quien recorra la fase por nosotros.

Como puede verse, el juego se adapta a todo tipo de jugadores, sea cual sea su habilidad. Eso sí, completarlo al 100% sigue siendo una meta tan inalcanzable como satisfactoria.

Uno de los aspectos negativos del original radicaba en ciertos jefes finales, cuyo diseño se antoja aquí igual de poco inspirado. Tampoco ha cambiado un ápice su propuesta multijugador: hasta dos usuarios pueden cooperar con sus respectivas consolas y copias del juego, aunque de forma casi anecdótica. Dos son multitud para el ADN de las fases, por lo que ese segundo jugador acaba resultado más un estorbo que otra cosa.

A nivel visual topamos con un acabado que poco o nada tiene que ver al de Wii. La menor resolución aparenta, en todo caso, un despliegue impresionante tanto en 2D como en 3D. Además, la cantidad de elementos en pantalla no limita la fluidez, pese a que el juego corra a 30 frames por segundo en lugar de los 60 originales.

La herencia artística es también sonora, pues Returns 3D bebe de piezas y efectos clásicos en la serie, todo un regalo para los nostálgicos. Los mismos que disfrutarán como enanos de las secciones en vagoneta, por ejemplo.

Conclusión

Donkey Kong Country Returns 3D es sin duda la mejor conversión que puedas jugar en NIntendo 3DS, fiel e incluso superior al original gracias a las bondades del efecto estereoscópico y los múltiples niveles de profundidad que encierran sus fases. Las ayudas facilitarán las cosas a quienes huyan de frustraciones (y por consiguiente de la versión original), mientras que los retos de la modalidad estándar y el empeño por recolectar el 100% de objetos harán las delicias de los amantes del buen plataformas clásico. Anúdate la corbata roja porque el rey de la jungla ha vuelto.

 9/10

Redactado para: VaDeJuegos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s