Home

¿Hasta qué punto es lícita una cuarta versión de Street Fighter 4? Habrá un ínfimo número de usuarios ajenos al original, Super Street Fighter 4 o la posterior Arcade Edition, jugadores para quienes tales iteraciones se antojen la mejor opción. No ocurre lo mismo con los seguidores de la franquicia.

La estrategia recuerda sobradamente al ámbito cinematográfico, con el lanzamiento de incesantes ediciones de coleccionista (a priori definitivas) que son reemplazadas en menos de lo que canta un gallo. Más de uno habrá llegado a casa con el Director’s Cut de turno para encontrarse una versión ampliada a los pocos meses. Lo mismo con series de televisión concluidas a las que un ambicioso productor añade un par de temporadas tan sólo para fastidiar nuestra caja de colección en la estantería.

Hablemos de Street Fighter o Star Wars, ambos ejemplos resultan toda una falta de respeto para quienes hicieron un importante desembolso bajo la premisa de tener la mejor edición en su poder. Pero las pautas comerciales mandan y, al igual que un teléfono móvil queda obsoleto en menos de seis meses, los videojuegos acumulan versiones aparentemente innecesarias. ¿Acaso lanzar expansiones periódicas a 15 dólares no era suficiente?

Nuestra industria se acobarda y nuestra exigencia merma. Idolatramos títulos que seguramente no merezcan tanto, pero de algún modo habremos de premiar esos pocos “saltos de fe”.

Hay casos peores que el de Capcom, no obstante, compañía que no hace más que rentabilizar un título que le saliese redondo. ¿Qué hay de aquellas editoras que se obstinan en matar a sus gallinas del oro lanzando una nueva entrega cada año? Ubisoft o Activision consiguen salvarse de la quema gracias a desarrollos múltiples planificados de antemano, lo cual evita que tanto Assassin’s Creed como Call of Duty se marchiten lentamente. Aún con todo sería de recibo un toque de atención, pues es complicado no echar al traste cualquier propiedad intelectual ante semejante presión.

Nos acordamos también de los simuladores deportivos y sus ínfimos cambios entrega tras entrega. Por mucho que el estudio de turno prometa un listado interminable de mejoras, la mayoría apodadas de forma pretenciosa, en términos jugables topamos con la misma premisa bajo un cambio de interfaz o un par de florituras gráficas (si es que hay suerte).

Y puestos a estirar chicles, no olvidemos tampoco la malsana costumbre de adaptar juegos portátiles a sobremesa o viceversa, enmarcándose aquí los numerosos remakes en alta definición. Nuevo ejemplo de que nuestra industria se está volviendo un pelín cobarde.

Entregas anuales parcas en cambios, reediciones a precio completo, conversiones, franquicias que traicionan su hoja de ruta narrativa por derivar en múltiples entregas… No, eso no es de valientes. Lo peor de todo es que al videojugador medio parece no importarle. ¿Lo mejor? Que apreciamos el doble aquellos desarrollos que se salen de la norma. Los glorificamos pese a no merecer tanto, pero de algún modo tendremos que premiar semejantes “saltos de fe”.

Redactado para: VaDeJuegos.com

Anuncios

Un pensamiento en “Opinión: Estirando el chicle (y II)

  1. Aunque parezca mentira, en el pasado llegó a haber 11 versiones de Street Fighter II, antes de pasar a la saga Street Fighter Alpha. Lo bueno es que ahora son medianamente compatibles con la anterior y están en la misma consola, no como en el pasado que algunas ni salían en consola y estaban solo en el pasado. Lo que quiero decir no es que esté bien o esté mal, es que esto no es nada nuevo que no haya hecho Capcom ya.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s