Home

Han sido meses de dimes y diretes, pero finalmente Diablo III irrumpirá en consolas de sobremesa el próximo septiembre. Lo que más nos sorprendió en nuestra primera toma de contacto, cortesía de Blizzard, fue saber que esta versión comenzó su desarrollo tras el lanzamiento del original, en primavera de 2012.

Los responsables del título no parecían muy por la labor de confirmar su desarrollo, arrojando evidencias al poco tiempo desmentidas. La compañía tuvo claro desde el principio que su rpg de acción llegaría a las plataformas de Sony y Microsoft, si bien no de cualquier manera: únicamente cuando la optimización resultase convincente.

Tras una demostración de apenas hora y media en PlayStation 3, no podemos más que felicitarles por la decisión. Sí, Diablo III llega a consolas con bastante retraso, pero mantiene su carácter solvente y adictivo gracias a las novedades inherentes al gamepad.

La pregunta del millón de dólares es si resulta cómodo de jugar con el Dual Shock 3. La respuesta es rotundamente afirmativa: el ángulo de cámara se acerca a los personajes para facilitar el juego a mayor distancia de la pantalla, acomodándose a un total de cuatro jugadores de forma automática. Igualmente, si uno de los implicados abandona el mando por cualquier causa, el juego toma control inmediato de su personaje para no perjudicar la partida.

Controlar a las cinco clases tiene, eso sí, un matiz diferente en consola. Nunca puede ser lo mismo enfrentar hordas con teclado y ratón que mando en ristre, por lo que el juego gana en frenetismo. Habrá quien diga que con esta versión Diablo III se acerca peligrosamente a la frontera arcade, pero no será para tanto: el desarrollo se mantiene intacto, aunque beneficiado de las actualizaciones aparecidas hasta la fecha en PC.

Otro cambio significativo, quizás el más criticado, es la supresión de la Casa de Subastas. La justificación por parte de Blizzard es que no tienen forma de garantizar la seguridad de las transacciones, ya que el juego en línea se articula en torno a los servidores de Sony y Microsoft. En consecuencia, el número de objetos recolectables se ha reducido significativamente, proliferando eso sí aquellos especialmente útiles para nuestra clase de personaje.

Teniendo en cuenta que muchos jugadores tendrán aquí su primera aproximación a la franquicia, Blizzard ha implementado un sistema de flechas que les indique al momento la superioridad (en verde) o inferioridad (en rojo) de los objetos recolectados respecto al equipamiento actual. Basta recurrir a la cruceta para navegar por nuestras últimas adquisiciones para decidir si equiparlas o desecharlas, todo ello en pleno fragor de la batalla.

El inventario también se ha rediseñado para facilitar la navegación mediante stick analógico. Además, se ofrece tanta información como quiera el jugador: los empedernidos del género encontrarán tantas opciones de personalización como gusten, mientras que los recién llegados obtienen un despliegue suficiente para el juego inmediato.

Como hemos apuntado, hasta cuatro jugadores podrán aventurarse juntos, tanto en local como en línea (combinados a conveniencia y sin split screen). Éstos pueden entrar y salir de la partida en cualquier momento, ocupándose la excelente inteligencia artificial de tomar el control cuando se tercie. Señalar además que el botín será compartido a menos que juguemos por nuestra cuenta.

Pero volviendo al esquema de control, el stick analógico derecho servirá para esquivar a los enemigos, mientras que los botones de acción (incluyéndose secundarios y gatillos) corresponden a los distintos  ataques o magias.

Como podemos imaginar, el caos en pantalla puede desorientarnos hasta el punto de no saber dónde se encuentra nuestro personaje. Es por ello que Blizzard ha implementado un marcador con el color de nuestro personaje, visible al apretar el stick derecho. En términos de interfaz también agradecemos los indicadores sobre aquellos enemigos a los que infligimos daño (entre otras señales desactivables si preferimos un área de juego más limpia).

No apreciamos ralentización alguna durante la demostración, tampoco un downgrade gráfico evidente, por lo que las bondades del original al respecto seguirán intactas una vez llegue a Xbox 360 y PlayStation 3 el próximo 3 de septiembre (en perfecto castellano).

Diablo III también está previsto para PlayStation 4, si bien su lanzamiento se ha retrasado hasta 2014. Su versión para Xbox One sigue en el aire.

Redactado para VaDeJuegos.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s