Home

Ríos de tinta se han escrito sobre Rayman Legends, desde ya estandarte del género de las plataformas esta generación. Llamado a ser el título que justificase la compra de una Wii U las pasadas navidades, lo último de Michel Ancel acabó abrazando al resto de plataformas después de constatarse las ínfimas ventas de la plataforma.

Hay que ser muy osado para afirmar que la trayectoría comercial de Wii U hubiese sido otra con Rayman Legends bajo el brazo, pero lo cierto es que el juego habría ejemplificado a la perfección las particularidades de la consola, algo en lo que la propia Nintendo confiesa haber fracasado.

Sea como fuere, nueve meses después llegamos al quid de la cuestión, una secuela que ha aprendido de los (mínimos) errores de su predecesor. Quienes tengáis ocasión de probar Legends en distintas plataformas pronto constataréis lo bien que le sienta la jugabilidad asimétrica. Por supuesto, las versiones para Xbox 360, PlayStation 3 o PC gozan del fantástico diseño de niveles, pero la experiencia no es en absoluto comparable. Rayman Legends se concibió para disfrutarse en compañía de un amigo, GamePad en ristre, hasta el punto de que son muchas las fases pensadas para sacar provecho a su panel táctil.

Rayman-Legends-1

Los chicos de Ubisoft Montpellier estaban decididos a batir todos los récords del original, por lo que no se conformaron con los mundos de rigor (Problemas Diminutos, Sapos y Príncipes, Fiesta de los Muertos, 20.000 Lums de Viaje Submarino y Dioses del Oh-Limpio), si no que también añadieron retos diarios y semanales, niveles alternativos o de ‘invasión’ e incluso una acertada puesta al día de las fases recorridas en Origins. Contabilizamos  pues la friolera de 124 mapas (84 principales y otros 40 remasterizados) que alargarán la vida del título por encima de las 20 horas. Más aún si uno quiere agenciarse todos los diminutos (10 por fase) y hacerse por consiguiente con el preciado trofeo de oro.

Entre tanto desbloqueable y reto por superar, se agradece que el GamePad haga las veces de asistente personal. Amén de controlar a Murphy, el panel táctil ofrece acceso directo a toda clase de marcadores, fuente de piques míticos con nuestros amigos.

Pero aún hay más que hacer, queridos amantes del coleccionismo: la Galería de Héroes encierra un total de 32 personajes que desbloquear a fuerza de acopiar Lums (hasta un millón), para lo cual será la mar de útil el museo de Criaturas. Éstas generarán Lums diarios una vez encontradas en los peculiares ‘rasca y gana’ que obtendremos tras completar cada nivel… siempre y cuando hayamos sido lo sufcientemente meticulosos en la recolección.

Rayman-Legends

Queda claro que Rayman Legends es un juego inmenso, pero también tremendamente divertido. Para conseguirlo no necesita un argumento especialmente elaborado (podríamos tildarlo de inexistente), más bien fases de la vieja escuela, repletas de saltos al milímetro y recovecos. Niveles además de lo más variado, donde lo mismo prima el reparto de mamporros que el salto frenético entre plataformas; el uso del giroscopio que las secciones de infiltración al más puro estilo Sam Fisher.

La guinda del pastel la ponen los niveles musicales, donde saltos y golpes se acompasan magistralmente con versiones imposibles como un Eye of Tiger mariachi o una Black Betty en tono subacuático. No sería de extrañar que Ancel y los suyos se animasen con un spin-off enteramente musical de aquí a unos años, dada la buena acogida de estos homenajes entre la comunidad.

Siendos quisquilloso, los jefes finales parecen menos inspirados que los de la anterior entrega y sus compases finales harto menos complicados de superar. Y es que el verdadero reto del juego es conseguir escudriñarlo al cien por cien, ante lo que os aconsejo unas caóticas partidas a cinco jugadores.

Rayman-Legends-Creator-Not-Happy-with-Wii-U-GamePad-Stylus-Requirement

A nivel visual, una versión mejorada del motor Ubi-Art Framework vuelve a convertir en juego unos preciosos bocetos a mano, aunque incorporando cierta tridimensionalidad. Se consigue así mayor profundiad en los escenarios, lo que a su vez introduce nuevas y meritorias dinámicas de juego. En resumidas cuentas, estamos ante la más clara muestra de que no se necesita un engine ‘musculoso’ (por lo de los marines vigoréxicos, se entiende) para emocionar o dejar con la boca abierta al respetable.

Magistral también una banda sonora que acompaña a la perfección el tono cómico del juego, pero que también coquetea con la épica, el sosiego o la tensión según transitemos los niveles más complicados, buceemos sin peligro aparente en coloristas bancos de coral o nos agazapemos a la espera de pasar inadvertidos por secciones vigiladas.

Rayman Legends es un plataformas de la vieja escuela, de duración considerable si queremos completarlo en su totalidad y también el juego que demuestra más claramente las bondades de la jugablidad asimétrica. Uno de los mejores juegos del año, de la generación y seguramente de su género. Recordad eso sí, que como todas las cosas bonitas de la vida, lo disfrutaréis muchísimo más en compañía.

Valoración: 9,5/10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s