Home

No seré yo quien discuta el previsible éxito comercial de Nintendo 2DS, máxime acompañada del nuevo Pokémon X&Y. La revisión se antoja una perfecta vía de entrada para los más pequeños de la casa, para lo que se ha prescindido de la tecnología estereoscópica, las bisagras (un sólo panel táctil alberga ambas pantallas) o el audio estéreo.

Más allá del discutible diseño o el hecho de que su mera existencia contradiga (o no) los postulados de la propia Nintendo sobre el futuro de las tres dimensiones en el segmento portátil, lo que más habría de preocupar a la casa de Kyoto es la confusión que este nuevo modelo genere en sus compradores potenciales.

Padres y abuelos pueden no llegar a entender que un juego en tres dimensiones sea compatible con un sistema bidimensional, empezando por la nomenclatura presente en los cientos de títulos disponibles para Nintendo 3DS, seguramente ajenos a la ranura de Nintendo 2DS.

Algunos concluirán también que el rendimiento visual de 2DS resulta inferior al de Nintendo 3DS o que la primera supone la verdadera evolución de una multimillonaria Nintendo DS, minándose al tiempo el buen ritmo comercial de la portátil en tres dimensiones.

Sí, es cierto que 2DS y 3DS se dirigen a públicos bien diferentes, pero no olvidemos que son muchos los usuarios noveles responsables del éxito de las 3D de bolsillo. A día de hoy el perfil que financia a Nintendo sigue siendo el de un jugador casual, motivo éste por el que Wii U se resiste a despegar. El canibalismo comercial de 2DS a 3DS igualaría así al de Wii respecto a Wii U, debido en gran medida a garrafales errores de marketing.

Resulta pertinente pues el interrogante con que abría esta reflexión. Nintendo no parece haber aprendido de sus errores y, por grande que sea el éxito de 2DS, confundir al consumidor acaba pagándose a largo plazo. Muchos siguen ignorando a Wii U, bien por desconocimiento, bien porque no les resulte atractiva (ni económica) respecto a lo que Microsoft o Sony lanzasen al mercado hace ya más de un lustro. Lo evidenciaba el otro día un buen amigo al preguntar cuándo lanzaría Nintendo la sucesora de Wii. Al hablarle de Wii U y mostrarle de qué era capaz, éste se encogió de hombros sin entender exactamente qué tenía de novedoso su propuesta.

Haría bien Nintendo en no descuidar a una 3DS que hasta la presente ha conseguido mantenerla a flote frente a la debacle de su última sobremesa. Quizás lo mejor hubiese sido abaratar costes sin prescindir de un diseño por fin establecido en la mentalidad colectiva, aunque para ello hubiesen sido necesarios algunos meses más.

Al menos 2DS no presenta visos de encefalograma plano, como ocurriese con la línea comercial de esa incomprensible (y nada mini) última revisión de Wii.

Redactado para: VaDeJuegos.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s