Home

Redactado para: VaDeJuegos.com

Battlefield y Call of Duty, las franquicias emblema del género, acaban de lanzar al mercado sus nuevas entregas. La crítica parece estar de acuerdo en que Ghosts ha rebajado el listón cualitativo desde siempre supuesto a Infinity Ward, ¿Satisfarán los suecos a sus seguidores?

La serie Battlefield nunca ha pretendido engendrar campañas legendarias, entendiéndolas más por un entrenamiento de cara a sus modos multijugador. DICE intentó redimirse con Battlefield 3, pero todo exceso de ambición deriva en el más rotundo de los fracasos. Tampoco puede decirse que lo haya logrado en Battlefield 4, pecando esta vez de un excesivo conservadurismo. Los clichés del buen shooter están a la orden del día, personificados en el sargento Daniel Recker y su cruzada contra un golpe de estado chino apoyado por Rusia.

El dramático flashforward promete, pero pronto constatamos una narración tan ínfima como lineal, cuyos personajes difícilmente despiertan empatía. Los diálogos, más que profundizar en el contexto de nuestra misión, la reiteran entre chascarrillos y exclamaciones rabiosas. Las secuencias cinemáticas entre cada uno de los 7 capítulos tampoco sirven de mucho. Invitan más bien a su omisión por aquello de completar una campaña de apenas 6 horas.

Jugablemente, eso sí, Battlefield 4 vuelve a demostrar la valía de DICE para sumergirnos en el campo de batalla. Ningún otro estudio es capaz de transmitir tal desasosiego mientras se avanza por escenarios milimétricamente diseñados a tal efecto: medir cada paso y adelantarse a la IA enemiga vuelve a ser clave. La novedad más significativa reside en el sistema de marcaje, con el que indicar a nuestros aliados qué bajas enemigas son prioritarias. Su incidencia jugable no es significativa, sin embargo, ya que Irish o Pac suelen hacer caso omiso en pos de decisiones más o menos inteligentes.

Recker y los suyos transitarán variadas localizaciones como Bakú, Singapur, un rascacielos chino o el portaaviones USS Titan. Tienen cabida los habituales trayectos sobre jeeps o lanchas de combate (claras protagonistas de la experiencia multijugador), cuyo manejo deja bastante que desear. Tampoco decepciona el número de armas disponibles, las cuáles podemos conseguir arrebatándolas al enemigo o acudiendo a las cajas de armamento dispersadas convenientemente por los escenarios. Serán protagonistas cuando se nos pida abrir una brecha en habitáculos sin salida o derruir una estructura para neutralizar de un plumazo al destacamento rival. Sí, las bondades del sistema LEVOLUTION, que incita a la destrucción como ventaja táctica, también quedan patentes en la campaña.

Pero el motivo por el que Battlefield 4 aventaja a Call of Duty este año reside en el componente multijugador, tal y como se esperaba. El diseño de sus mapas bien pudiese quedar como ejemplo para futuros exponentes del género, habiendo quien ya habla de clásicos instantáneos. Sorprende no sólo su envergadura, de la que seremos conscientes si llegamos a dominar el pilotaje aéreo, también las infinitas interacciones que hace posible el sistema de marras: reventar una presa, derrumbar un rascacielos o explosionar un gasoducto varían notoriamente el rumbo del combate. Tienen lugar además eventos involuntarios como terremotos o ciclones, que sembrarán el caos en ambos bandos. Justo añadir que algunos de estos acontecimientos parecen metidos con calzador en sus respectivos mapas, pero no dejan de insuflar aire fresco a muchas de las modalidades clásicas.

Hasta 64 jugadores (24 en Xbox 360 y PS3) podrán tomar parte como alguna de las 4 clases disponibles (Asalto, Apoyo, Recon e Ingeniero) en 7 modos de juego. Conquista (también conocido como ‘captura la bandera’), TCT: Equipo (fulminación enemiga en combates a corta distancia, sin vehículos), Erradicación (combate por equipos a media escala donde habremos de procurar una bomba que lanzar a objetivos enemigos), Asalto (atacantes contra defensores con dos objetivos), TCT Patrulla (nuestra patrulla contra otras tres en combates de infantería), Dominación (capturar y conservar enemigos en combates sin vehículos) y Desactivación (rondas rápidas de atacantes contra defensores con una bomba y dos objetivos).

Muy apreciada la adición del modo Comandante, incluido en Battlefield 1942 y Battlefield 2. Nos convertimos aquí en estrategas más que soldados: disponemos armamento y tecnología en el campo de batalla con tal de favorecer a nuestras tropas, aunque también podemos cegar al rival con pulsos electromagnéticos. Nuestras victorias nos proporcionan además ventajas adicionales para el resto de modos, aunque necesitaremos alcanzar el décimo nivel de experiencia para tomar partido en esta interesante modalidad.

Battlelog y Battlescreen son otros pilares fundamentales de la experiencia en línea. Al sistema de estadísticas se une la posibilidad de usar nuestro PC, consola, smartphone o tablet para equipamiento rápido, consultas de mapeado, acceso instantáneo a partidas en línea, articulado de misiones adicionales o disposición de marcadores geográficos con los que comparar nuestra actuación con las de los jugadores a nuestro alrededor.

A nivel visual, Frostbite 3 sorprende como pocos engines en PC y la nueva generación de consolas. Renquea no obstante en Xbox 360 y PS3 (versiones analizadas), contrastando impresionantes efectos de iluminación con texturas lacrimógenas como las marítimas. El nivel de detalle es sensiblemente inferior al de versiones superiores, claro está, detectándose además un pronunciado popping, emborronamientos, neblina y animaciones poco cuidadas en los personajes no controlables. Que la retahíla no os induzca a error: pese a sus errores, el acabado gráfico de Battlefield 4 es más que notable para lo que el hardware actual resta por dar de sí. Lo comprobaréis especialmente cuando la acción abandone nuestro control, durante los instantes más dramáticos.

En el ámbito del doblaje, la interpretación de Imanol Arias resulta aceptable. Otros actores, no obstante, siguen fracasando al imprimir emoción en sus líneas de diálogo.

En conclusión

LEVOLUTION es la gran baza de Battlefield 4. Puede que su versión para Xbox 360 y PS3 eche por tierras muchas de las excelencias técnicas del nuevo Frostbite 3, pero hemos de reconocer que las posibilidades de interacción y fantástico diseño de niveles en las modalidades multijugador nos han encandilado a independencia de la plataforma. Si buscáis una campaña original e inspirada mejor seguir buscando…

Valoración: 9/10
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s