Home

Redactado para VaDeJuegos.com

Ground Zeroes pone de manifiesto que Hideo Kojima no tenía muy claro qué hacer con su vida. Apuesto lo que queráis a que este prólogo iba a ser en realidad una verdadera aproximación al género de mundo abierto, exclusivo para PC. El nipón ha dejado sobrada constancia de su hartazgo para con los cánones de Metal Gear Solid, pese a lo cual fue cuestión de tiempo que los mandamases de Konami presionasen con una quinta entrega propiamente dicha. ¿Fue en ese momento cuando no tuvo más opción que abandonarse a The Phantom Pain y condenar sus avances en Ground Zeroes a lo que ha resultado?

Especulaciones a un lado, sería muy hipócrita por mi parte echar pestes de lo corto que resulta para lo mucho que cuesta. Aún cuando Konami no nos hubiese remitido una copia de Metal Gear Solid: Ground Zeroes para Xbox 360, con toda seguridad habría apoquinado esa treintena de euros. Mi apasionamiento por la franquicia fue tardío, pero desde entonces procuré empaparme lo máximo posible de este universo, culminando en esa sublime confluencia de cinematografía y videojuego que fue Guns of the Patriots. Ni Peace Walker ni Revengeance consiguieron calmar mis ansias, por lo que en términos prácticos llevo un lustro esperando.

Y aquí está. Un misión a modo de aperitivo sin otra intención de introducir las novedades que fundamentarán Metal Gear Solid V: The Phantom Pain. No negaré haber disfrutado los 77 minutos que me llevó completarla, pero aún con todo estamos ante un producto tremendamente limitado. No hablo ya de duración, sino de la operación Ground Zeroes en sí misma, consistente en recorrer el campamento enemigo de un extremo al otro (literalmente) para extraer en helicóptero a sendos rehenes. Aunque hay mil y una formas de conseguirlo, no se obligan mecánicas lo suficientemente variadas como para que este paseo agachado quede en la memoria.

Tampoco es que el prólogo dé mucho de sí narrativamente hablando. Podría resumirse en un par de líneas al comienzo de The Phantom Pain, como se hace aquí con Peace Walker, entrega fundamental para contextualizar lo que ha de venir. Como producto, Ground Zeroes es un paño caliente exclusivo para fanáticos de Snake y su carácter de imprescindible ha de ponerse en duda.

Como demostración sí que le vemos numerosas virtudes, por las cuales estamos convencidos de que Metal Gear Solid V nos dejará sin habla. Kojima se desprende de todo anquilosamiento jugable, regalándonos un sistema de coberturas (o acecho) automático. Big Boss se adelanta a las acciones más obvias y pasa de radares para fiarse únicamente de sus prismáticos. Marcamos así al enemigo, cuya presencia queda perenne en pantalla a través del pertinente indicador. Otro para cuando quedemos expuestos o recibamos daño.

Lo apuntaba hace unas líneas, pero la libertad de actuación es asombrosa. En gran medida por el refinamiento del combate con armas, a imitación de los mejores juegos de acción en tercera persona. Reseñable es el ‘modo reflejo’ que ralentiza la acción al ser descubiertos, dándonos tiempo de silenciar al enemigo antes de que pida refuerzos. Dicha ventaja puede desactivarse, al igual que completar la misión sin alertas. Tranquilos pues quienes disfrutéis del sigilo, porque sigue presente y potenciado por una soberbia inteligencia artificial. Aumenta el número de fases de alarma, del que tomamos constancia por las comunicaciones de radio: los soldados investigan su área al mínimo movimiento y piden refuerzos de inmediato si su sospecha es algo más que infundada.

Se agradece también el que las interrupciones cinemáticas o a modo de intercomunicaciones sean historia. La jugabilidad nunca se interrumpe, ni tan siquiera cuando navegamos por los menús. Obviamente, las secuencias intermedias siguen existiendo, pero en menor medida. Resultan eso sí tan espectaculares como de costumbre, dada la vocación frustrada de Kojima (atentos a la escena final, de una crudeza que justifica sobradamente la clasificación +18).

Zeroes supone también la prueba de fuego del laureado FOX Engine, rozando el fotorrealismo en términos como la expresividad facial, la iluminación o efectos de partículas tales como la lluvia al impactar sobre el terreno o la propia indumentaria. Nos esperan también animaciones más fluidas y ninguna caída de frame rate, tan siquiera en Xbox 360 o PlayStation 3. Nos ha impresionado de lo que es capaz el motor en estas consolas y entendemos a Kojima cuando aseguraba que las comparativas con Xbox One y PS4 carecían de sentido. Restan aún así fallos por pulir, como un notorio clipping, algunos sombreados o la aparición repentina de elementos a escasos centímetros del personaje.

Pero el aspecto que más curiosidad me despertaba era sin duda la interpretación de Kiefer Sutherland, dada mi adicción confesa a su serial por excelencia. Sus dotes están más que probadas, por eso extraña un doblaje bastante comedido, quién sabe si por directrices del propio Kojima. Me han faltado matices, histrionismo, aunque también es cierto que la misión escogida no se prestaba especialmente a ello. Magistral la orquestación sonora y olvidable la posibilidad de personalizarla.

Queda por último la cuestión de las misiones secundarias, cinco de unos 30 minutos de duración cada una. Todas acontecen en el mismo escenario que la principal, aunque con mecánicas diferenciadas y en distintos momentos del día. Más allá de para escrutar las bondades diurnas del motor gráfico, no suponen mucho aliciente. Vociferan más bien el desesperado intento por incrementar la duración del disco.

En conclusión 
Como producto, Metal Gear Solid: Ground Zeroes no se sostiene. Su misión principal es tan breve como anodina y los objetivos secundarios meros trámites de los que tan sólo darán cuenta los férreos seguidores de la franquicia. Como demostración la cosa cambia, al evidenciarse una jugabilidad menos anquilosada y todo un espectáculo audiovisual por mediación del FOX Engine. Muy mal tiene que hacerlo Kojima para que The Phantom Pain no haga valer su espera.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s